Una vez que han terminado las reuniones entre gobierno y oposición para cerrar los pliegos del nuevo contrato de la basura y limpieza viaria de Vilagarcía, varios grupos han manifestado su desacuerdo con distintos puntos del documento. PP y Podemos muestran su preocupación ante la posibilidad de una eventual subida del recibo que pagan los vecinos debido al encarecimiento del contrato, que alcanza los cinco millones de euros anuales. “Esperamos que el aumento considerable del coste de este nuevo contrato no repercuta en el bolsillo de la ciudadanía mediante una subida de las tasas municipales”, manifiesta la portavoz popular, Ana Granja.

La formación ha hecho públicas sus aportaciones a los pliegos que el gobierno de Varela lleva a pleno la próxima semana. Así, el PP apuesta por incrementar las frecuencias mínimas de recogida de residuos en las zonas rurales y periurbanas, así como las de retirada de envases ligeros (contenedor amarillo) en el entorno urbano, “con especial atención a los puntos donde hay establecimientos hosteleros”.

El grupo conservador también plantea la elaboración de un estudio sobre la ubicación de los contenedores, teniendo en cuenta factores como la accesibilidad, la seguridad vial y la facilidad de la empresa adjudicataria para realizar el servicio.

Por su parte, Podemos-Marea da Vila apuesta por una municipalización del servicio, al igual que En Común. La portavoz de la formación morada, María de la O Fernández, considera que después de las reuniones con el gobierno siguen quedando “muchas de las cuestiones importantes en el aire”. “Después de más de seis años de espera, nos sorprende la falta de concreción en un contrato que va a costar cinco millones de euros a las arcas municipales”.

Fernández denuncia la “falta de criterio político”, pues en su opinión “el pliego parece una relación de cuestiones técnicas para cumplir con las distintas normativas pero sin tener clara la dirección hacia la que queremos caminar”. Advierte de “lo que parece una renuncia al compostaje comunitario en el casco urbano, limitándolo a las zonas rurales”.