Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mejora de la carretera de Viliquín y la glorieta de Altamira centran el debate en Meaño

Carlos Viéitez. | // NOÉ PARGA

El PSOE meañés, a través de su nueva portavoz Ana Belén García, considera que debería haberse incluido una partida en los presupuesto aprobados en abril para hacer frente a este convenio al convenio sobre movilidad peatonal a realizar junto con la Diputación y que contempla la construcción de aceras en la carretera de Viliquín, también de titularidad provincial, un vial interior que une los lugares de Altamira (Dena) y A Vichona (Sanxenxo).

En relación a lo primero, el regidor explicó que “no contemplamos partida porque todavía no teníamos el documento, dado que la redacción del proyecto compete a la Diputación”. Y con respecto a las aceras de Viliquín -una demanda en la que insiste desde hace tiempo la formación socialista- Viéitez Fernández reconocía que “se lo hemos planteado también a la Diputación, pero no está nada fácil de realizar, y la opción pasa por ejecutarla en pequeños tramos”. La dificultad para ello estriba en la proximidad de las viviendas a la carretera que, en algunos tramos, hace materialmente imposible la disposición de aceras. Se trata de un vial que era más estrecho en su día, y que a finales de los 90 fue ensanchado hasta el límite material para dotarlo de arcenes donde era posible.

Modificación de crédito

Por su parte Meaño Independiente lamentó que la semipeatonalización que se dispondrá en los tramos citados de Xil y Cobas se otorgue preferencia a los peatones sin haber barajado antes una alternativa de desvío de tráfico para los vehículos. En relación al expediente de modificación de crédito Aspérez Montes cuestionó la falta de previsión del gobierno local, y el recurso a la “tercera modificación de crédito en los cinco meses que lleva operativa el presupuesto, y que no nos parece procedente”

Ligado a ello, y petición del independiente en el tramo final del pleno en el que interpelaba al regidor por la merma del remanente de tesorería, dado lo inyectado de él en este año, Carlos Viéitez contestó que el remanente de tesorería del concello era de 3,8 millones de euros en diciembre de 2019, 4,4 en diciembre de 2020 y de que ahora están disponibles 2,2 millones. Un remanente que responde a los continuos superávits con que el concello ha venido liquidando los ejercicios desde los años 90, que la ley tuvo bloqueados durante años y que ahora permite emplear.

Aguas de la fuente

También se abordó en la sesión plenaria la situación de las fuentes cuyas aguas fueron declaradas no aptas para el consumo humano, un debate que zanjó el alcalde al subrayar que “lo de las fuentes no lo considero una moción, debería ser un ruego”.

En cuanto a la solicitud de mejora de la seguridad en la rotonda de Altamira se descartó porque a juicio del regidor no es urgente, pero indicó que sí “lo admitiríamos como moción presentándola como ordinaria”.

A la hora de votar, los dos ediles del PSOE más el edil de la nueva formación Veciños de Meaño, Ramón Tilve (concejal por Dena), levantaban la mano aceptando la urgencia, lo que anunciaba que el documento prosperaría con los votos de MI y PSOE mas Ramón Tilve, lo que llevó a Carlos Viéitez a dar marcha atrás para mudar su postura, instando a su grupo posicionarse ahora sí en favor para admitir la urgencia.

Tras debatir el asunto, los tres grupos se posicionaron en favor de solicitar a la Xunta la mejora de la seguridad en la rotonda, y demandar la construcción de una acera por el margen derecho de la carretera, conforme se llega a la rotonda bajando desde Vilalonga.

Y es que el tramo en cuestión es una recta en bajada que contribuye a que los vehículos lleguen con velocidad excesiva a la intersección. A mayores, el “ceda el paso” está demasiado encima de la encrucijada por lo que si el vehículo excede apenas unos centímetros la línea, invade el otro carril.

Compartir el artículo

stats