Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mejor arquitectura gallega se exhibe en Pazo Baión

César Portela muestra uno de sus proyectos. | // GUSTAVO SANTOS

Pazo Baión, en Vilanova, acoge esta tarde la gala de la XIX edición de los premios del Colegio de Arquitectos de Galicia (COAG), un acto que será conducido por la actriz Marta Doviro, pero que tendrá como protagonista de excepción a César Portela, precisamente el arquitecto que remodeló el inmueble que acoge este acontecimiento bianual y en el que se le hará entrega del premio a toda su trayectoria.

El acto que presidirá a partir de las 17.30 horas la decana del Colegio Elena Ampudia espera la asistencia del delegado del Gobierno en Galicia José Miñones y la conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda Ángeles Vázquez, que serán testigos de una ceremonia en la que se pone en valor el trabajo de estos profesionales en el territorio gallego.

El jurado seleccionó un total de seis obras en la categoría de residencias unifamiliares de nueva planta, otras dos en vivienda colectiva, cinco en edificios de nueva construcción, seis obras de restauración y rehabilitación, cuatro obras de interiorismo, tres trabajos de arquitectura efímera y diseño, tres de diseño en espacios urbanos, jardinería y paisajismo, además de otras cuatro de divulgación e investigación y cinco proyectos de fin de carrera.

Dicho jurado lo integraban la decana del Colegio Elena Ampudia con los vocales Paula Santos, vicepresidenta de la Ordem de Arquitectos de Portugal; y los arquitectos Antonio Ortiz, Emma Noriega, Ana Couto y Elvira Carregado.

Todos ellos coincidieron en destacar en esta edición a César Portela (Pontevedra, 1937) por su “trayectoria profesional que le ha convertido “en un referente en la arquitectura internacional”, con obra en Andalucía, Cataluña, País Vasco, Japón, Venezuela, Cuba, Argel y Egipto, sin olvidar su tierra gallega donde ejerció no solo en el ámbito urbanístico sino asimismo en el campo de la docencia, la investigación o en la “reinterpretación” de la vivienda tradicional.

Respecto a los demás premios ha habido más de cincuenta finalistas entre los que se pueden citar la vivienda unifamiliar “Surf House” de Porto do Son, diseñadas por Álvaro Marín y Alfonso Castro, o la que se construyó en Donón (Cangas) con planos de Alfonso Penela.

En el apartado de vivienda colectiva baste con citar el edificio de la rúa de A Estrada en Pontevedra con 31 viviendas, local comercial y dos sótanos, dibujado por Ángel Cid y Silvia Diz; o el edificio Fátima de Vigo, obra de Pablo Méndez.

También se propone para un premio el diseño del campo de fútbol de Campañó en Pontevedra del despacho Santos y Mera.

En restauración cabe citar la obra de la Ribeira do Berbés en Vigo, de Elizabeth Abalo y Gonzalo Couso; y en el apartado de interiorismo es de subrayar la propuesta para la reforma del Colegio de Veterinarios de Pontevedra, también de Santos y Mera.

No se puede olvidar a los cinco nominados por sus proyectos de fin de carrera: Ramón López González, Borja Fernández, Rafael Juanatey, Roi Zas y Laura Fernández que se fijó en el centro pecuario de la Serra do Barbanza.

Compartir el artículo

stats