Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vilagarcía dedica 120.000 euros a la limpieza extra de los colegios durante un año más

Ayer hubo vacunación sin cita en Fexdega con poca afluencia al ser un día de colegio. Iñaki Abella

La pandemia de coronavirus le ha supuesto a los concellos un importante esfuerzo tanto en medios humanos como económicos. A la ingente labor asumida por las policías locales, que deben velar por el cumplimiento de la normativa COVID, se suma -entre otros- el coste extraordinario que tienen que afrontar las arcas municipales en material de prevención (mascarillas, mamparas, gel hidroalcohólico, señaléctica, ...) y en mantener los edificios públicos desinfectados (en la época más dura de la pandemia la limpieza también se reforzaba en las calles y parques).

En el caso de Vilagarcía, el ayuntamiento más poblado de O Salnés, el gobierno de Alberto Varela ha decidido mantener durante todo este curso escolar los servicios de limpieza extra en las instalaciones municipales, especialmente en los colegios y otras dependencias de carácter educativo, como las escuelas infantiles, la de música “Bernardo del Río” o el Conservatorio.

Las labores de desinfección con motivo del COVID le supondrán a Ravella un desembolso que supera los 122.000 euros en un año, según recoge el acta de una reciente junta de gobierno local. Si a ello sumamos las tareas de limpieza de otros inmuebles municipales como los culturales o las oficinas de turismo, el montante alcanza los 140.000 euros.

Hasta el 31 de agosto de 2022

El alcalde ha decidido prorrogar estos trabajos extra que realiza la empresa Clece hasta el 31 de agosto de 2022, lo que supone un incremento con respecto al curso pasado de un 4,68%. Así, además de cubrir el periodo lectivo en su totalidad (hasta junio), Ravella continuará con el refuerzo de limpieza todo el verano independientemente de como evolucione la pandemia.

Alberto Varela recuerda en su propuesta de Alcaldía que debido al coronavirus “fue necesario intensificar las labores de limpieza y desinfección en las distintas dependencias, colegios públicos e instalaciones municipales con el objetivo de evitar la propagación de la infección en las personas que utilizan o trabajan” en las dependencias responsabilidad del Concello de Vilagarcía.

“Todavía se hace necesario mantener esta intensidad y mayor frecuencia de limpieza para minimizar los riesgos a la población, sobre todo la que aún se encuentra sin vacunar, como son los niños que utilizan los centros educativos del concello"

decoration

Si bien admite que se ha avanzado en la vacunación (más del 85% en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés tiene la pauta completa), “todavía se hace necesario mantener esta intensidad y mayor frecuencia de limpieza para minimizar los riesgos a la población, sobre todo la que aún se encuentra sin vacunar, como son los niños que utilizan los centros educativos del concello”.

La limpieza ordinaria: un millón de euros

Entre septiembre de 2021 y agosto de 2022 el Ayuntamiento vilagarciano prevé pagar a Clece S.A. 967.132,16 euros por la limpieza ordinaria de las instalaciones municipales, entre las que se encuentran el edificio de Emerxencias, el SPAD, las aulas de la escuela taller, las escuelas infantiles de Carril y Vilaxoán, el Conservatorio, la Escola de Música, la biblioteca y agencias de lectura, la casa de cultura de Rey Daviña, el edificio del servicio de Obras, el pabellón de Fexdega o el propio consistorio.

Con respecto a los gastos extraordinarios del protocolo COVID, se reparten del siguiente modo: 97.000 euros en los colegios, 11.100 en las escuelas infantiles, 8.300 en el Conservatorio de Música, 6.200 en el centro “Bernardo del Río”, 9.500 en las instalaciones culturales, 1.600 en la oficina de Turismo de la Praza da Peixería y 6.900 en la nave de Obras en Trabanca Badiña. En total suman en doce meses 140.682,51 euros.

Los primeros arousanos de 12 y 13 años en recibir la pauta completa, hoy en Fexdega

El pabellón de Fexdega acogerá hoy en horario de mañana y tarde una jornada especial de vacunación, puesto que están citados los primeros arousanos de 12 y 13 años que completarán su pauta pocos días después de haber comenzado el curso. Según la previsión del Sergas, están convocados un total de 1.023 adolescentes para inocularse segundas dosis.

A mayores hay 300 huecos de autocita a los que se puede acceder a través de la página web del Sergas (https://cita.sergas.gal), de la app Sergas Móbil o del teléfono 981.215.930.

Por tanto se prevé una jornada intensa en el recinto de A Maroma, a diferencia de ayer, que transcurrió la mañana de forma muy tranquila. La Consellería de Sanidade volvió a abrir la vacunación sin cita, por tanto podía acercarse al pabellón vilagarciano cualquier persona (mayor de 12 años) que todavía no estuviese vacunada. Pero como el sector de población que queda por vacunar es el que está en edad escolar y ayer era día de colegio, la afluencia fue muy tímida. Probablemente el domingo se vuelva a convocar una nueva jornada de vacunación libre y se prevé que la asistencia sea mayor.

En el Hospital do Salnés ayer se inyectaron 108 segundas dosis y en Montecelo 162. Tanto en el recinto ferial de Vilagarcía como en el de Pontevedra hubo vacunación libre y autocita para mayores de 12 años.

Durán dice que el curso cumple y la oposición le tacha de “populista”

La duda sobre si los cursos que el Concello de Vilanova imparte a la hostelería son válidos o no ha abierto una nueva brecha política en el municipio, con el alcalde, Gonzalo Durán, asegurando que “cumplen perfectamente con las directrices del Sergas” y con la oposición tildándole de “populista” y de engañar a los hosteleros.

El regidor aseguraba ayer que el curso fue impartido por una empresa especializada que lleva a cabo este tipo de formación y “le vamos a entregar los títulos a los que lo han hecho que, por cierto, no son solo de Vilanova, sino que también había de Vilagarcía y Cambados, igual eso es lo que ha molestado”. Incide en el hecho de que “ha sido un curso presencial y tan riguroso como los que puede dar la Xunta” además de recordar que “el decreto no dice que los cursos tengan que estar homologados, solo que tienen que cumplir con las directrices que dio el Sergas, que es lo que hemos hecho. Entonces, ¿cuál es el problema, que nosotros lo hemos dado y los demás no?”.

Desde la oposición, Javier Dios, del PSOE, tilda al regidor de populista y espera que “haga el esfuerzo de homologar los cursos y no hacerle perder el tiempo a los hosteleros, a los que ha reunido para hacer propaganda política, que es lo que busca, porque ayudas para la hostelería no ha habilitado ninguna, eso sí, de soluciones inútiles e inexistentes para salir en redes sociales anda bien”.

Elena Cores, de Gañemos, reconocía estar sorprendida con que “todavía tengamos las 10.000 mascarillas que se nos enviaron desde Alemania el pasado año; es decir, en lo más duro de la pandemia, esas mascarillas estuvieron guardadas en un almacén y no se le facilitaron a vecinos y colectivos, que fue para lo que fueron donadas”.

Ahituvi

La asociación de hosteleros de Vilagarcía (Ahituvi) señaló ayer que el nuevo plan de la Xunta obliga al sector a trabajar en la ilegalidad, al crear una importante inseguridad por “la improvisación del gobierno gallego”. El colectivo se suma a la Plataforma Galega en Defensa da Hostalería en sus críticas.


Compartir el artículo

stats