Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cursos para hosteleros de Vilanova podrían no tener validez si la Xunta no los homologa

Los hosteleros de Vilanova a su salida del turno de mañana de las formaciones. Iñaki Abella

La Orden de 14 de septiembre de 2021 por la que se aprueba el nuevo Plan de hostelería segura de la Comunidad Autónoma de Galicia estipula cómo se deben llevar a cabo los cursos que los hosteleros tendrán que realizar para poder emplear las barras de sus bares, pero no concreta el temario que deben incluir. Simplemente afirma que los talleres deben “asegurar la formación del personal trabajador [de los bares y restaurantes] según los contenidos marcados por la Dirección General de Salud Pública sobre medidas higiénicas y de seguridad en la hostelería en el contexto de la COVID-19”. El Concello de Vilanova de Arousa lleva desde ayer impartiendo a sus hosteleros cursos de formación para que puedan abrir bajo las nuevas normas, pero la Consellería todavía no ha hecho llegar a los concellos cuáles serán los temas a impartir de manera concreta. ¿Se ha precipitado la alcaldía vilanovesa y, en realidad, los cursos que organiza no tienen validez práctica?

“Se podrán establecer protocolos de colaboración entre las asociaciones del sector y la Dirección General de Salud Pública con el fin de coordinar esta formación”, reza también la orden publicada en el Diario Oficial de Galicia (DOG) por la Consellería de Sanidade, por lo que sugiere que estos cursos deben estar regulados por la Dirección General de Salud Pública de Galicia. FARO DE VIGO trasladó estas cuestiones a Gonzalo Durán, alcalde de Vilanova, que ha asegurado que su alcaldía realiza estos cursos “en virtud de los hosteleros, para que puedan abrir”, pero no ha garantizado que tengan validez alguna, solamente ha dicho que “se ajustan a lo que dice la orden, es decir, que sean cursos de cuatro horas para poder acceder al nivel más alto de seguridad y así poder tener más aforos en los locales hosteleros”. Asimismo, ha señalado que, de ser necesario, ampliará esos cursos de formación si por el momento no resultan válidos. Ha subrayado que, “ante la falta de iniciativa de la Xunta para dar un temario, hemos contratado a profesores que lo han diseñado con total solvencia”.

¿Y ahora qué?

Desde la academia que ha diseñado estos cursos, Kaeme de Vilagarcía, afirman a través de su docente Marga García que ellos se han limitado “a dar la clase” tal y como les han pedido. Para escucharla, asistieron a ella durante el turno de mañana unas 50 personas, mientras que en el de tarde pasó de 60 el número de hosteleros. Cristina Parracho, gerente de la academia, asegura que todas esas personas “que han estado cuatro horas escuchando cosas que ya sabían por obtener un certificado” no habrán perdido el tiempo. Parracho no puede asegurar que los diplomas otorgados por las formaciones de Vilanova sean válidos, pero sí asegura que “si los descatalogan buscaremos como sea la manera de homologarlos”.

Afanadas explicaciones de la profesora durante el curso. Iñaki Abella

Critica la gerente que la Orden publicada por Sanidade no incluya “un anexo que acote los contenidos de temario que se deben enseñar” y lamenta que, si algún día la Xunta desvela esa materia, “lo hará tarde, cuando al sector ya no le queden pelos de los que tirarse”. A su vez, Cristina Parracho denuncia que todas las normas sean “tan ambiguas, tan cambiantes y tan difícilmente comprensibles, de tal modo que aunque hagas por cumplirlas no sabrás si lo estás haciendo bien”.

Al cierre de esta edición, la Consellería de Sanidade no se ha pronunciado sobre los cursos de Vilanova ni tampoco sobre cuándo va a revelar el temario concreto que debe ser impartido a nivel gallego.

Todos se saben ya el temario

Los hosteleros de Vilanova sienten haber perdido el día de ayer asistiendo a estas formaciones. “Nos han dicho que nos lavemos las manos, que usemos mascarilla y que guardemos la distancia”, comenta sobre la clase Javier Jorge, gerente del vilanovés Café-Bar Zapín. Se siente frustrado ante unas formaciones que califica de “burla” ante el trabajo que llevan realizando desde que les han permitido abrir sus negocios pasado el confinamiento. “Si no fuera porque dicen que nos van a dar el certificado, yo a esto no vendría, porque es una vergüenza lo que nos están contando”. Entiende Jorge que “es el trabajo de la profesora y que lo tiene que hacer, pero lo que nos están contando es absurdo”.

“Es que nos leyeron la orden de Sanidade pero alargándola durante cuatro horas”, señala Yasmina Besada, camarera en un bar de Vilanova. Indica Besada que para una formación como esta les podrían haber dicho que simplemente se leyesen el Diario Oficial de Galicia, donde viene explicada la nueva orden. “Este es el sentimiento mayoritario”, coinciden ambos profesionales, entre las 60 personas que acudieron al turno de tarde de las formaciones hosteleras de Vilanova.

Estas medidas dejan muchas barras cerradas

“Si tenemos que estar haciéndonos pruebas de diagnóstico de cada 15 días para verificar que no estamos contagiados, seguiremos con la barra cerrada”. Y eso es justo lo que tendrán que hacer todos los locales hosteleros de Galicia si quieren tener operativa la barra de sus bares, hacerse tests diagnósticos, así como superar el famoso curso de formación y disponer de mascarillas FFP2 para quienes operen la barra. La voz leída al comienzo del párrafo es la de María Palma, camarera del bar A de Luis, sito en Cambados. Señala que su jefe, por esos motivos ya referidos en la nueva orden de Sanidade, no usará la barra.

Y opiniones como esta se repiten a lo largo y ancho de la comarca arousana, como en la vilagarciana cafetería Nata. Una de sus camareras, Belén Vidal, afirma que seguirán con la barra clausurada “porque, visto lo visto, no nos compensa”. No es que tenga nada en contra de las normas, dice, pero le parece “una tontería” que a estas alturas de la pandemia les manden hacer cursos de algo que ya fue aprendido “sobre la marcha”.

Compartir el artículo

stats