Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xiabre, una mina arqueológica por descubrir

Los ediles se interesaron por el estado del yacimiento.

Los ediles se interesaron por el estado del yacimiento. Noé Parga

Tras más de doce años desde su descubrimiento, por fin se encuentran presentables a vilagarcianos y visitantes los petroglifos del último hallazgo arqueológico de Monte Xiabre.

La concejala Paola María, responsable de Urbanismo e Patrimonio, y Álvaro Carou, encargado de Turismo, visitaron ayer el yacimiento arqueológico, para el que planean crear y adaptar diversas rutas de acceso.

Para que todo esto sea posible, el trabajo de localización, limpieza y señalización realizado en los últimos meses y años ha sido de lo más intenso. El director del mismo, Xurxo Constela, de la empresa A Citania, constató la importancia del descubrimiento en el marco de Monte Xiabre, “toda una mina de yacimientos que rebosa cultura e historia por sus cuatro costados”.

Señaló el arqueólogo que se trata de 27 grabados divididos en 14 estaciones diferentes. Fueron descubiertos y catalogados entre 2008 y 2009, después de unos incendios que afectaron en 2006 a la zona donde están litografiados.

“A partir de ese momento, con las primeras catalogaciones que llevaron a cabo dos empresas distintas, nosotros nos tuvimos que apañar para volver a localizar cada una de las referencias”, indicó Constela.

Los ediles reciben explicaciones sobre uno de los petroglifos. Noé Parga

Fue un proceso complicado, pues una de las rocas grabadas “no aparecía por ningún lado, la vegetación se había ocupado de cubrirla de nuevo”.

Eso alargó los primeros trabajos de acondicionamiento, que concluyeron de la mano de la vilagarciana Iria López, encargada de realizar “un diagnóstico del estado de conservación de todas las rocas para hacer una propuesta de limpieza, de actuación posterior y de conservación y consolidación”, en palabras del director de los trabajos de restauración. “En realidad, lo que más tiempo nos llevó fue desbrozar”, apunta.

Una de las rocas grabadas. Parga

De camino a la musealización

El último de los escalones a subir, como señala el director Xurxo Constela, es la musealización del hallazgo, para que todo aquel que quiera pueda disfrutar de los petroglifos.

El objetivo de Constela, así como también el de los concejales allí presentes, es que “este yacimiento, como todos los demás que se encuentran en el Monte Xiabre, esté al alcance del gran público y de los vecinos de la zona, que no solo sea un atractivo para eruditos de la arqueología”.

Para ello es necesario que el Concello de Vilagarcía, como asumió Paola María, cree y adapte los caminos forestales del Monte Xiabre, con el fin de que vecinos y visitantes “conozcan su historia, que está impresa en las rocas de este monte”, como afirmó la concelleira de Urbanismo y Patrimonio.

En una página web

No será esa la única acción a llevar a cabo. El director de los trabajos, Xurxo Constela, comentó su deseo de que los petroglifos fueran recogidos y ordenados en una página web, en la que se pudiera leer información sobre los mismos y que, así, todo el que quiera pueda conocerlos de la forma más completa y profunda posible.

Este sería el camino a seguir para popularizar los hallazgos, en el afán de Constela para que sean accesibles a todos los públicos.

Un momento de la visita cursada ayer. Parga

Un enorme interés cultural

Todo el Monte Xiabre, según comentó el director de las restauraciones, está lleno de muestras históricas como esta. Puso en valor la importancia de estos monumentos, que se extienden por todas sus laderas, pero destacó el yacimiento de mámoas que se encuentra entre Caldas de Reis y Vilagarcía, pues supone “una necrópolis con un interés cultural enorme”.

No se olvidó de mencionar el Castro de Alobre, ya en Vilagarcía, que es toda una muestra de la cultura de Galicia, ni tampoco de la Laxe dos Bolos, también en Caldas, “un petroglifo que tiene representados los más variados elementos, incluso manos”.

Una gran concentración de monumentos arqueológicos se encuentran en este monte, según la opinión del arqueólogo Xurxo Constela.

No dejó de valorar, “aunque yo no soy quien debe hablar de su interés turístico,” que todos estos hallazgos se encuentran en Monte Xiabre, un lugar con unas vistas privilegiadas y un enclave natural a la altura de muy pocos. Rutas arqueológicas y de senderismo lo plagan, para uso y disfrute de todos los vilagarcianos y de quienes los visiten.

Compartir el artículo

stats