Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Albariño sobrevive al COVID con brindis en la hostelería, cata concurso y conciertos

Público asistente al concierto, en la plaza de Fefiñáns. |   // NOÉ PARGA

Público asistente al concierto, en la plaza de Fefiñáns. | // NOÉ PARGA

Cambados ya está en fiestas, aunque no lo parezca. Ayer arrancó, en silencio y sin nadie que lo pregonase, una nueva edición de la Festa do Albariño, la 69. Sin algunas de sus grandes señas de identidad -como son las casetas de venta de vino del Paseo da Calzada-, la celebración se ciñe en esta ocasión a los conciertos de la plaza de Fefiñáns, la cata concurso y los brindis en la hostelería. En el Ayuntamiento ya anunciaron que los brindis en otros ámbitos (el botellón) van a ser perseguidos con saña.

Concierto de Xabier Díaz y Adufeiras de Salitre. | // NOÉ PARGA

En la localidad se respiraba ayer al mediodía un buen ambiente, con mucha gente de fuera, en gran medidas familias con niños de corta edad. En el entorno de algunos hoteles del centro urbano se veía cierto revuelo de turistas. La prueba de que había mucha gente en el pueblo era la dificultad para aparcar, mayor que la de otros miércoles normales, cuando se celebra el primero de los mercados semanales.

La única concesión que hizo el Ayuntamiento a la vieja normalidad en este 2021 fueron los conciertos. Hace unas semanas, cuando todavía no había empezado la quinta ola de coronavirus, se anunció que serían para 1.000 personas sentadas. Pocos días después, en cuanto el número de casos empezó a crecer de forma exponencial, en el gobierno ya se dieron cuenta de que Cambados iba a entrar en una nueva espiral de restricciones, y acordaron reducir el aforo a 500 personas, todas ellas sentadas.

La primera actuación fue ayer, y corrió a cargo de Xabier Díaz y Adufeiras de Salitre. Hoy jueves es el turno del rock alternativo de Ángel Stanich; mañana viernes la protagonista de la velada musical es la “trapera” Ptazeta; el sábado toca Novedades Carminha; y el domingo lo hacen Os Resentidos.

Tres jóvenes brindan con albariño en una terraza de Cambados. | // NOÉ PARGA

Todos los conciertos son a las 20.30 horas, y para asistir es necesario retirar una invitación en el pazo de Torrado. Son gratuitas, y cada persona puede llevarse dos como máximo. “Hemos ido más allá de lo que establecía la Xunta para los conciertos”, señala el concejal de Festejos, Constantino Cordal. El objetivo de ir más allá de lo que establecía el Diario Oficial de Galicia es asegurar un poco más si cabe la seguridad sanitaria de los asistentes y reducir los riesgos de contraer el coronavirus.

La pugna por ser el mejor vino reúne 50 marcas

Medio centenar de vinos pugnan por ser el mejor de la añada de 2020. Esta mañana se celebra la “Cata Prima”, en el Salón Bazán del Parador de Turismo de Cambados. Los 22 catadores, entre los del panel del Consello Regulador Rías Baixas y los externos, puntuarán los caldos según la normativa de la Organización Internacional del Vino (OIV), y los 12 o 14 mejor valorados pasarán a la “Cata Derradeira”, que se celebra mañana viernes.

El domingo se dará a conocer el vino ganador de la cata concurso

decoration

Las tres bodegas ganadoras se darán a conocer el domingo a las 12 del mediodía, con la apertura de plicas por parte de la notaria de Cambados, y que se llevará a cabo también en el Parador de Turismo. Finalmente, la entrega de premios es el martes próximo, 3 de agosto. El concurso de la Festa do Albariño de Cambados es muy importante para las bodegas, pues obtener una medalla en él es sinónimo de relanzamiento de imagen y de ventas.

Compartir el artículo

stats