Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vilagarciana afectada por la Ley Celaá pide calma

La vilagarciana Sandra Cea. FdV

Luego de que el Ministerio de Educación, a petición del conselleiro Román Rodríguez, prometiera que va a emitir una orden para que el alumnado que tenga sus ciclos superiores iniciados pueda concluirlos, Sandra Cea, la vilagarciana afectada por este cambio legislativo, se ha mostrado “contenta, pero todavía en tensión”.

La Ministra de Educación, Pilar Alegría, ha abierto la puerta a subsanar el agravio, que dejaba fuera de sus ciclos superiores a quienes habían accedido a ellos mediante su título de Bachillerato Unificado Polivalente (BUP).

Actualmente ya no es posible matricularse, pues el plazo para hacerlo terminó ayer. Sería necesario “reabrir el plazo y permitir una matrícula extraordinaria”, desde el punto de vista de Sandra Cea.

“Estoy contenta, pero no debemos cantar victoria por el momento”, afirmó la afectada, pidiendo calma.

Reconoce que, en un momento dado, lo llegó a ver “todo perdido”, pero que la agilidad con la que se tramitó todo este proceso y la rápida actuación del Ministerio de Educación para reparar el “error” le transmite buenas vibraciones.

Son muchas las personas que se encuentran en la misma situación que Sandra Cea.

Ella, una mujer de Vilagarcía, temía que durante el próximo curso no le permitieran matricularse en los módulos que le quedan de su Ciclo Superior en Gestión de Alojamientos Turísticos, que está cursando en el Centro Integrado de Formación Profesional Compostela, y que le iba a ofrecer una nueva salida laboral. Cea temía que todo ese esfuerzo cayese en saco roto al no poder terminar sus estudios.

La nueva ley educativa, la Lomloe, conocida también como Ley Celaá por la ministra que la redactó, no permite en teoría acceder a los ciclos superiores a aquellos que intentan matricularse a través de BUP, como es el caso de Sandra Cea. “Ya no tengo 20 años, no estoy para perder el tiempo”, declaraba a FARO DE VIGO la vilagarciana, que además es madre, la última vez que desde este medio pudimos conversar con ella.

El acceso a los módulos, un nuevo escollo

Ahora mismo, la mayor preocupación de la vilagarciana Sandra Cea es no poder acceder a los módulos de su ciclo que a ella le gustaría.

“Las plazas puede que estén ya completas y la matrícula ordinaria ya tiene su plazo cerrado, por lo que quizás nos quedemos sin plaza si no se toman medidas especiales”.

De todos modos, Cea confía en que se abran más plazas, “que pasen de 25 a 30, por ejemplo”, porque eso garantizaría que el alumnado que accede con BUP a los ciclos superiores pudiera acabar sus estudios.

“Si no abren más plazas, no podremos acabar y estaremos en las mismas”, señala.

Este problema se produce al estar los ciclos organizados a través de módulos y no mediante cursos, igual que sucede en los grados universitarios con los créditos pero con las plazas más acotadas.

Al no poder formalizar la matrícula en los módulos deseados, la formación no será del todo eficaz para los intereses del alumno o incluso lo retendrá parado, hasta que se libere el módulo que quiere, durante todo un curso.

Compartir el artículo

stats