Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las conserveras gallegas y las depuradoras de Francia e Italia se lanzan a por el mejillón

La llegada a los puertos de barcos cargados de mejillón está siendo constante estos días.

La llegada a los puertos de barcos cargados de mejillón está siendo constante estos días. Iñaki Abella

Los puertos gallegos asisten estos días a una descarga masiva de mejillón. Y eso que el producto aún no está en carne. Dicho de otro modo, que el “oro negro” de batea está todavía demasiado delgado.

A pesar de todo, los pedidos no dejan de llegar, tanto procedentes de la industria conservera gallega como de los depuradores de Italia y Francia.

De ahí que no dejen de producirse descargas y que los puertos reciban una barcada tras otra. Así es como se conoce el transporte de mejillón a granel en la cubierta de las embarcaciones auxiliares de acuicultura, extraído directamente de las cuerdas para su entrega a cocederos y conserveras.

El mejillón de Francia e Italia se descarga en Arousa MANUEL MÉNDEZ

Junto a esos barcos llegan los que transportan el molusco en sacos de malla plástica cuidadosamente apilados, siendo éste el producto destinado a las empresas depuradoras gallegas y extranjeras que se ocupan de su comercialización en el mercado de fresco.

Descarga de mejillón para fresco en el muelle de O Xufre (A Illa), ayer. Iñaki Abella

Sucede así, hay que insistir, a pesar de que el producto tiene aún baja calidad, de ahí que muchos de los pedidos que se están recibiendo tengan que ser desatendidos.

Quieren conseguir stock en una campaña que se augura corta

Tanta prisa se debe a los miedos existentes en el sector, ya que se teme que la de este año vaya a ser una campaña corta y de escasez, de ahí que muchos, sobre todo conserveras y cocederos, quieran hacerse con stock antes de que sea demasiado tarde.

Una barcada de mejillón lista para ser descargada en Vilaxoán, ayer. FdV

Es ese miedo el que ha sorprendido a propios y extraños al hacer que las industrias, cuya parte fuerte de la campaña suele llegar en septiembre, no dudaran en multiplicar sus pedidos en los últimos días en prácticamente todas la rías.

"Lo que más llama la atención es la salvajada de pedidos que están realizando conserveras y cocederos, ya que saben que podemos estar ante la campaña más corta de los últimos veinte años”

decoration

La demanda de lacasito y europeo

En cuanto a los depuradores, los gallegos están más parados, a la espera de que el mejillón engorde. Los que trabajan a tope son los de fuera, que están reclamando, sobre todo, el conocido como lacasito y/o mejillón europeo, que como se explicó en otras ocasiones, es un producto más pequeño, pero más valorado lejos de los Pirineos.

Un hombre pesa una muestra antes de determinar su rendimiento. Iñaki Abella

“Lo que más llama la atención es la salvajada de pedidos que están realizando conserveras y cocederos, ya que saben que podemos estar ante la campaña más corta de los últimos veinte años”, reflexionan dirigentes del sector bateeiro consultados ayer en Vilaxoán (Vilagarcía), a pie de puerto.

Las consecuencias de un año malo para la mejilla

En O Xufre (A Illa), lo confirmaban a media mañana, en el fragor de las descargas. Algunos bateeiros explicaban allí que “el año pasado fue un año malo para la mejilla, por lo que quedaron muchas bateas sin completar”.

¿Qué quiere decir esto? Pues que “las conserveras lo saben, y antes de quedarse sin producto se están dedicando a hacer pedidos sin parar, aunque en esto momentos el mejillón no esté tan bueno como sería deseable”.

Descargas efectuadas ayer en Arousa. Iñaki Abella

Lo que ocurre es que, si se cumplen las previsiones de estos y otros dirigentes mejilloneros, “algunas conserveras van a quedarse sin completar la campaña”.

“Tampoco van a poder trabajar muchas de las depuradoras”, esgrimían ayer los bateeiros que descargaban en Vilaxoán, Vilanova y en el puerto de Meloxo (O Grove).

También en las rías de Vigo y Pontevedra

Son solo algunos de los puntos de descarga que ayer vivieron una intensa actividad, que también se experimentó en la ría de Vigo, en la de Pontevedra y en Muros-Noia, en todos los casos aprovechando que a estas alturas del año únicamente quedan cerrados por biotoxinas una docena de polígonos.

Dos bateeiros sujetan una cuerda de desdoble que será despachada para industria en noviembre.

Dos bateeiros sujetan una cuerda de desdoble que será despachada para industria en noviembre. FdV

El problema es que “se está sacando mejillón demasiado pequeño porque hay prisa, a pesar de que vamos con cuatro meses de retraso debido a las dificultades del año pasado para obtener mejilla”, proclamaba uno de los bateeiros.

Hay otros que no se están dedicando a descargar porque no tienen producto con tamaño suficiente para ser vendido.

Descargas para fresco, ayer. Iñaki Abella

Entre ellos los hay que están pintando o reparando sus embarcaciones auxiliares y muchos que están haciendo cuerdas de desdoble. Es decir, repartiendo el peso de cada cuerda de cría en dos o tres diferentes para que el mejillón siga creciendo, muchas de ellas reservadas para ser vendidas a la industria en noviembre.

Compartir el artículo

stats