DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevas tecnologías de la comunicación
Sonia Torres Técnica del centro SmartPeme de Cambados

“Una tienda ‘online’ es un escaparate increíble y se puede hacer con poca inversión”

Sonia Torres Domínguez, ayer en su despacho de Cambados.  | // NOÉ PARGA

Sonia Torres Domínguez, ayer en su despacho de Cambados. | // NOÉ PARGA

El confinamiento de la primavera de 2020 y la posterior desescalada, con sus periódicos cierres perimetrales y el miedo al contagio, hicieron que las empresas mejor posicionadas en internet disparasen sus beneficios. La pandemia de COVID aceleró la digitalización de la economía, un terreno resbaladizo y casi críptico para muchos autónomos y empresarios. La Diputación de Pontevedra puso en marcha los centros SmartPeme, como el existente en Exposalnés (Cambados), precisamente con la misión de ayudar en esa transición entre los mundos analógico y digital, mediante cursos temáticos y asesoramiento personalizado. La técnica destinada actualmente en la localidad arousana es Sonia Torres Domínguez (Sanxenxo, 1973), que está titulada en Empresas y Actividades Turísticas, con la especialidad de gestión y dirección de empresas turísticas.

–¿Cómo afectó la pandemia a la actividad del centro SmartPeme?

–Desarrollamos dos actividades principales, como son la formación a través de los talleres, y el asesoramiento personalizado a emprendedores, pequeñas y medianas empresas y autónomos. En 2020, organizamos 29 “obradoiros” y participaron 570 personas, un 70 por ciento más que el año anterior, y un 160 por ciento más que en 2016, que es cuando empezó a funcionar el servicio. Con la pandemia, los talleres empezaron a ser telemáticos, y eso ayudó a llegar a más gente, puesto que los desplazamientos para asistir al curso dejaron de ser un problema y se eliminó el límite de inscritos por “obradoiro”.

–¿Sucedió lo mismo con los asesoramientos personalizados?

–Sí, en 2020 también alcanzamos cifras récord, con 500 asesoramientos, un 25 por ciento más que en 2019.

–¿Cuáles son las actividades formativas que más suelen gustar?

–Las relacionadas con el marketing digital o las redes sociales. También funcionan bien las actividades enfocadas al sector del turismo.

–¿Qué puede hacer una persona interesada en un taller determinado si no puede conectarse el día de la presentación?

–Repetimos muchos de los cursos cada dos o tres meses, precisamente para dar otra oportunidad a gente que no pudo asistir la primera ocasión. De todos modos, si alguien necesita formación en una materia determinada y le urge, podemos nosotros ofrecérsela a través del programa de asesoramiento personalizado. También tenemos a disposición de los usuarios la documentación de las presentaciones.

"Son habituales las consultas sobre marketing digital, normativa o subvenciones"

decoration

–¿Es el marketing digital el principal motivo de las visitas de los emprendedores a SmartPeme?

–Sí, es una temática recurrente, muy importante, y más desde la pandemia, que ha provocado que muchos sectores se viesen abocados a una digitalización acelerada. Demandan formación sobre como mejorar su presencia en internet y la comercialización. Pero también son habituales las consultas sobre normativa o subvenciones.

–El mundo digital puede parecer en ocasiones enorme, casi inabarcable. ¿Por dónde hay que empezar un plan de formación para no perderse en el intento?

–Lo que hacemos nosotros en primer lugar es una evaluación del grado de digitalización del proyecto y de las competencias digitales del usuario, y a partir de ahí recomendamos un itinerario formativo personalizado. Muchos de nuestros “obradoiros” son de iniciación, para que el usuario pueda conocer las herramientas desde cero.

"Los delitos informáticos han generado bastantes quebraderos de cabeza a las empresas pequeñas"

decoration

–¿Se ha apeado de la digitalización la generación de empresarios o autónomos de más de 50 años?

–Nosotros no lo percibimos así. En SmartPeme tenemos usuarios de todas las edades. Quizás entre las personas de esa generación sí que existe un mayor miedo a este tipo de tecnologías, pero en cuanto llegan aquí se lo ponemos tan fácil que se animan a hacer ellos mismos infinidad de cosas.

–¿Están los negocios arousanos preparados para hacer frente a los delitos informáticos?

–Sobre esto han surgido muchas consultas porque han generado bastantes quebraderos de cabeza a las empresas pequeñas. Nosotros les asesoramos, les damos una orientación de cómo mejorar su seguridad informática.

–Se dice a menudo que crear una tienda “online” buena es caro. ¿Es un mito o una realidad?

–Una tienda “online” es un escaparate increíble y se puede hacer con muy poca inversión. Algunos usuarios más avanzados incluso la crean ellos mismos. Además, hay subvenciones y ayudas para abrir tiendas “online”. Hoy en día se pueden encontrar soluciones profesionales con diseños fantásticos a un coste bajo.

Compartir el artículo

stats