Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo tres de los 12 concellos de O Salnés y Ullán tienen aprobados sus planes contraincendios

Una brigada intenta sofocar un incendio forestal

Una brigada intenta sofocar un incendio forestal Noé Parga

La ley autonómica 3/ 2017, del 9 de abril, establece la obligatoriedad de que los ayuntamientos dispongan de un plan municipal de prevención de incendios forestales y extinción de los mismos. Casi 15 años después, únicamente tienen este documento aprobado tres de los doce municipios de O Salnés y Ullán. Meis, Catoira y Valga son las tres únicas administraciones locales que disponen del plan municipal, tal y como ha confirmado la Consellería do Medio Rural a preguntas de FARO.

La llegada del buen tiempo hace que aumente el riesgo de que se produzcan y propaguen fuegos en el monte. Y O Salnés llega a estas fechas todavía con trabajos silvícolas pendientes. Pero tampoco ha hecho los deberes en los despachos.

La citada ley de 2007 establecía que la competencia para redactar los planes municipales de prevención y extinción correspondía a los ayuntamientos. Pero confeccionar un documento de estas características podía resultar muy complejo para los ayuntamientos, de ahí que la Consellería do Medio Rural asumió esta labor, “para ayudar a las entidades locales a disponer de estos instrumentos esenciales para anticiparse a los incendios forestales”, explican fuentes del gabinete del conselleiro José González.

Cambados y A Illa ni siquiera se han sumado al convenio de protección de las aldeas

decoration

En estos momentos, solo tienen sus planes de prevención aprobados tres municipios, que son los de Meis, Catoira y Valga. Asimismo, Medio Rural ha enviado su informe favorable a Pontecesures, de modo que solo falta que la corporación lo ratifique y le comunique ese hecho a la Consellería. Finalmente, los técnicos de la Xunta están tramitando los informes de otros dos municipios, Meaño y Sanxenxo.

“Del resto de concellos de O Salnés y Ullán no consta en la Consellería petición de informe de su plan”, añaden desde Medio Rural, lo que significa que Vilagarcía, Cambados, O Grove, Vilanova, A Illa y Ribadumia no tienen plan municipal de prevención de incendios forestales ni, previsiblemente, lo tendrán en un horizonte cercano.

Otra de las acciones diseñadas por la Xunta de Galicia para ayudar a los ayuntamientos a combatir los incendios forestales fue el convenio de protección de las aldeas, articulado junto a la federación gallega de municipios (Fegamp) y la empresa pública Seaga. Aquí, la participación de los municipios de O Salnés es mayoritaria, pues figuran inscritos diez de los doce. Únicamente han quedado al margen del convenio los ayuntamientos de Cambados y A Illa.

La Xunta no incluye ninguna parroquia de O Salnés o Ullán entre las de alta actividad incendiaria

decoration

Obras preventivas

La Consellería do Medio Rural publicó recientemente la edición de este año del Pladiga, el documento de referencia para la prevención y extinción de los incendios forestales. En el Pladiga se identifican una treintena de parroquias gallegas de alta actividad incendiaria, pero entre ellas no figura ninguna de O Salnés.

Sí aparecen varias de los municipios del Barbanza, una de las comarcas gallegas más castigadas por los fuegos en los últimos años, tanto en lo referido a número de los mismos como por gravedad.

En el Pladiga se indica que se han realizado trabajos de limpieza y rareo en perímetros de alto riesgo de incendio, circunscribiéndose estos en el caso de O Salnés y Ullán a varios puntos de Catoira, uno de los municipios con más incendios durante la pasada década.

También se han llevado a cabo obras preventivas en Vilagarcía, Meis, Valga y Catoira. En lo referente a convenios firmados entre la Xunta y los concellos, se crearán brigadas locales de extinción para apoyar a las de la Xunta en Vilagarcía, Vilanova y Valga. Además, la Xunta ha firmado un convenio con Vilanova y Sanxenxo para la cesión de los vehículos de extinción locales.

Los únicos municipios con brigada municipal serán Vilagarcía, Vilanova y Valga

decoration

Asimismo, Medio Rural ha firmado convenios para los trabajos mecanizados de prevención con Vilagarcía, Valga y O Grove. En cuanto a los acuerdos con los grupos supramunicipales de emergencias (GES) el único del territorio que ha suscrito un acuerdo con la Xunta es el de O Sar-Caldas, que da servicio a Catoira, Valga y Pontecesures.

El convenio que sí han firmado todos los municipios de O Salnés con la Xunta es el de gestión de la biomasa obtenida de las limpiezas en las franjas de monte próximas a los núcleos. En todo caso, parece que el grado de colaboración entre los municipios arousanos y la Xunta es muy mejorable.

O Campiño

Las comarcas de O Salnés, Caldas y Pontevedra pertenecen al distrito forestal XIX. El centro de coordinación se sitúa en Salcedo, y la base aérea de referencia es la de O Campiño, situadas ambas instalaciones en Pontevedra.

Prohibida desde hoy las quemas agrícolas y de rastrojos

El tiempo seco y las altas temperaturas previstas para hoy y los próximos días han llevado a la Consellería do Medio Rural a prohibir las quemas agrícolas y de rastrojos. Ni siquiera podrán hacerse las que ya tenían autorización para estas fechas, pues esos permisos han quedado cancelados temporalmente.

Las quemas volverán a permitirse en cuanto la situación meteorológica cambie y disminuya el riesgo de incendio. La Xunta pide la colaboración vecinal para denunciar aquellos casos en los que se lleve a cabo igualmente una quema, al tiempo que recuerda que en caso de incendio el teléfono directo para avisar es el 085.

Por otra parte, el lunes termina el plazo que ha dado la Xunta para limpiar y desbrozar las franjas forestales próximas a viviendas. Los propietarios que no hayan cumplido esta orden en el plazo establecido podrían ser sancionados.

Los comuneros resaltan la labor que hacen sus organizaciones

El distrito forestal 19, al que pertenece O Salnés, cuenta con una superficie de 89.000 hectáreas, de las cuales 38.000 están en manos privadas, y unas 50.000 las gestionan las comunidades de montes. Ramón Bueno, presidente de la comunidad de Trabanca Badiña y de la mancomunidad de comunidades de Vilagarcía, sostiene que el monte gestionado en mano común, “está bien, produciendo”.

El de Vilagarcía es de los pocos concellos de Galicia que otorga ayudas directas para la limpieza del monte, y la mancomunidad está a la espera de que el Ayuntamiento apruebe en junta de gobierno las de este año y publique las bases previas a la solicitud.

Serafín Melón, presidente de la comunidad de Armenteira (Meis), manifiesta que, “aquí dentro de lo que cabe el monte está bastante limpio”, y que incluso los particulares llevaron a cabo las limpiezas en las franjas próximas a casas.

Compartir el artículo

stats