El barco bateeiro que sufrió un incendio anteayer lunes por la tarde cuando permanecía atracado en un pantalán de Tragove (Cambados), podrá volver a la actividad en cuestión de unos días, probablemente ya la próxima semana, según los propietarios.

El incendio se produjo bajo la cabina de mando de la embarcación, y si bien en un principio se temió que los daños fuesen de mayor entidad, al final parece ser que el incidente quedará más bien en un susto.

Los propietarios del buque manifiestan que durante la mañana de ayer fueron a inspeccionarlo técnicos y peritos, y que en su examen vieron que la mayor parte de los desperfectos se produjeron en el cableado o la pintura. En consecuencia, los dueños confían en que el barco pueda estar operativo de nuevo en cuestión de pocos días.

Según los especialistas, los desperfectos fueron muy limitados debido a que los servicios de emergencias actuaron muy rápido. Por ello, los propietarios quisieron manifestar ayer públicamente, “nuestro agradecimiento” con los equipos de Protección Civil, los Bomberos, Policía Local y Guardia Civil.

La tripulación intentó sofocar las llamas primero con una manguera, y Protección Civil terminó de apagarlas con la cisterna.