Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dragado en el Puerto de Vilagarcía: ¿Dónde se arrojarán los sedimentos una vez cerrado el "vertedero" de Sálvora?

El muelle Comercial de Vilagarcía cuenta con más de 600 metros de línea de atraque. Iñaki Abella

La Autoridad Portuaria de Vilagarcía promueve un dragado de 85.000 metros cúbicos en el canal de entrada y sus dársenas para facilitar el atraque de barcos de mayor calado y facilitar la maniobrabilidad de sus operadores. En el documento de inicio encargado por el Puerto a una empresa externa (Ambiotec) para la tramitación ambiental se propone depositar el material del dragado en el “vertedero” situado entre las islas de Sálvora y Ons que el Gobierno cerró temporalmente el pasado mes de abril hasta la realización de un estudio de alternativas.

Documento anterior a la moratoria

El proyecto del Puerto fue elaborado en noviembre de 2020, es decir, meses antes de que se anunciase la moratoria del depósito de Sálvora. La fecha de entrada del documento en el Ministerio para la Transición Ecológica también es anterior, concretamente del 26 de abril, dos días antes del anuncio.

El dragado del Lérez, en Pontevedra, y los previstos en otros puertos gallegos han quedado paralizados a consecuencia del “cierre” del punto de vertido de Sálvora. Aunque a tenor de los acontecimientos parece improbable que el dragado de Vilagarcía reciba el visto bueno del Estado para depositar sus áridos en la bocana de la ría, la entidad presidida por José Manuel Cores Tourís continúa adelante con la tramitación previa a la realización de las obras, las cuales prevé licitar el próximo año 2022, consciente de que “los plazos concretos dependerán de los resultados del documento de alcance [a elaborar por el Ministerio] y del propio informe de impacto ambiental y las modificaciones que puedan implicar sobre el proyecto actual, en especial en lo relativo a la determinación del punto de depósito de los sedimentos procedentes del dragado”, explican fuentes portuarias.

Cores Tourís prevé sacar a licitación la obra el próximo año, aunque los plazos dependerán de las directrices que marque el Ministerio

decoration

Aclaran que no se está tramitando el proyecto del dragado en sí, sino la tramitación previa necesaria para, en su momento, poder acometer la actuación. “No hay ningún proyecto paralizado, sino que se continúa trabajando para poder realizar las obras previstas en el Plan de Empresa”, insisten.

Fase preliminar

El documento de inicio elaborado por Ambiotec es el paso previo para que el Ministerio para la Transición Ecológica pueda redactar un documento de alcance, donde deberá informar a la Autoridad Portuaria sobre las cuestiones a tener en cuenta (como informes complementarios) en la posterior elaboración del estudio de impacto ambiental (que debe llevar a cabo el propio Puerto).

Desde la rada recalcan que la tramitación está en una “fase preliminar” y que el documento de alcance solicitado a Madrid es “un paso voluntario en la tramitación ambiental”.

"Un proyecto fundamental y muy demandado por los operadores"

Portavoces oficiales del equipo de Tourís dejan claro que el dragado “es un proyecto fundamental para el desarrollo del puerto y muy demandado por las empresas y los operadores que trabajan con nosotros”.

Cota de -10 metros

Según consta en la documentación, la alternativa seleccionada es la de llegar a una cota de -10 metros. Aunque “los estudios económicos realizados por esta Autoridad Portuaria aconsejan llegar a la cota -11,5, debido al elevado coste que supondría esta obra, en el plan de inversiones se ha planteado realizar en una primera fase la actuación imprescindible actualmente, que es la de alcanzar la cota de -10 que el acceso al puerto debería tener desde 2010”. Y es que en el último dragado, ejecutado hace una década, no se llegó a alcanzar los -10 metros en todos los puntos. De ahí la necesidad de ejecutar una nueva actuación.

El dragado previsto se llevaría a cabo en una superficie de 121.000 metros cuadrados en el canal de entrada y dársenas portuarias. Se moverían unos 85.000 metros cúbicos de materiales (incluyendo 15.000 de sobredragado).

Lodo, arcilla y grava

Los sedimentos son “tipo arena finos (limo y arcilla), mientras que los tomados en la zona de entrada a dársena son principalmente grava”, reza el documento de inicio.

Níquel y cadmio

En cuanto a la caracterización química, “existen indicios de contaminación por níquel, cadmio y TBT”, se afirma en el estudio. Los materiales de la zona a dragar se clasifican en categoría B o A, según su ubicación.

Ninguno de ellos podría reutilizarse para regeneración de playas, pero sí para bancos marisqueros los sedimentos procedentes de la entrada a la dársena de Comboa (3.800 m3 de categoría A), pues “las concentraciones analíticas de contaminantes cumplen los umbrales para la consideración de sedimento no peligroso”. No obstante, “se propone como uso no productivo más recomendable el vertido del material en un área del medio litoral que cumpla una serie de condicionantes para minimizar los impactos ambientales”.

Nuevo récord de tráficos: 460.000 toneladas en el primer cuatrimestre

El Puerto de Vilagarcía cerró el mes de abril con un incremento acumulado de tráficos del 25% en relación al mismo periodo del año anterior, alcanzando las 461.742 toneladas, la cifra más elevada registrada hasta el momento en un primer cuatrimestre.

Esta es la segunda ocasión en las últimas dos décadas que el puerto consigue mover (entre enero y abril) más de 400.000 toneladas. En 2003 registró 409.000, una marca ampliamente superada ahora en 2021.

Por tipología, la mercancía general representó en los primeros cuatro meses del año el 56% de todos los tráficos, con 256.614 toneladas. Así, se recuperó el movimiento de contenedores, con 92.398 toneladas movidas a través de la terminal de Boluda. El aluminio creció un 66% y el tablero un 58%, que aportan 78.386 y 79.078 toneladas al balance de tráficos del primer cuatrimestre de 2021. La pasta de papel duplicó sus registros en relación a hace un año.

La categoría de graneles sólidos significa el 24% del total de mercancía movida en los muelles vilagarcianos. El producto más destacado en este apartado es el cuarzo, con 45.005 toneladas, un 52% más que entre enero y abril de 2020. Urea y cemento también mejoraron sus cifras.

Por último, los graneles líquidos suponen el 20% del total de tráficos. El aceite es el producto más destacado, seguido del metanol, que subió un 36%.

El presidente del Puerto, José Manuel Cores Tourís, considera que “tras un año muy complicado como fue 2020 debido a la pandemia y su impacto en la actividad económica, estamos muy satisfechos de la evolución de los tráficos portuarios en los últimos meses, ya que no solo se ha conseguido revertir la bajada de tráficos experimentada el pasado año, sino que estamos por encima de las cifras de 2019, año en el que esta Autoridad Portuaria estableció su récord anual de movimiento de mercancías”.

Compartir el artículo

stats