Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sálvora y Cortegada se suman a los humedales protegidos de Arousa

Una visita turística a la isla de Cortegada, incluida en el convenio Ramsar.

Una visita turística a la isla de Cortegada, incluida en el convenio Ramsar.

La inclusión del parque de las Illas Atlánticas en el convenio Ramsar es un verdadero espaldarazo a la protección del espacio natural arousano al sumarse a la lista de humedales de importancia internacional junto con O Grove-O Bao que alcanzaba a Cambados. Ahora el nuevo perímetro se amplía a Vilagarcía de Arousa y a Ribeira gracias a la protección del archipiélago de Cortegada pero también al de Sálvora, a las afueras de la ría.

La localización del nuevo espacio protegido, su superficie, descripción y plano acaban de incorporarse como un anexo del Acuerdo de inclusión en Ramsar, y que acaba de publicarse en el BOE con el fin de depositarlo en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Cabe recordar que fue el 18 de marzo de 1982 cuando se firmó este instrumento de adhesión de España a dicho convenio Ramsar relativo a humedales de importancia internacional, especialmente como hábitats de aves acuáticas. En principio se dirigían a salvar espacios singulares como los parques nacionales de Doñana y las Tablas de Daimiel, si bien en la actualidad son ya 76 las zonas anexionadas.

Inmensa superficie

Con el presente expediente de inclusión del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Illas Atlánticas se alcanza una superficie con máxima protección de 316.789 hectáreas. Y en este caso se marca un perímetro que afecta a los municipios de Vilagarcía, Ribeira, Bueu y Vigo.

Se ha tenido en cuenta que la zona abarca los cuatro archipiélagos de Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada conformados por diez islas y catorce islotes, así como las aguas marinas que los rodean con una extensión de 8.542 hectáreas de las que el 86% corresponden a superficie de agua.

Nuevos perímetros de especial protección en el parque nacional. A.Touriño

En el anexo se refiere que se atendió a tres ambientes diferenciados, a saber: medio marino, en general con aguas someras y fondos rocosos y arenosos); medio litoral, de elevado dinamismo y una excepcional representación de cuevas marinas o furnas; y medio terrestre con afloramientos rocosos de granito y suelos minerales pobres, con presencia de arenas, sistemas dunares y algunos manantiales y arroyos temporales.

Se resalta asimismo su gran espectacularidad paisajística (“paisaje de mar y tierra”) y de gran excepcionalidad por su gran valor faunístico y florístico, en el que está confirmada la presencia de al menos 1.492 taxones (416 de flora, de los que 254 (61%) son algas, y 1.076 de fauna, de los que 851 (79%) son invertebrados”.

Se valora además el hecho de la gran representación de endemismos y de especies amenazadas; así como una particular abundancia de aves acuáticas y una relevante diversidad de peces, mariscos y otros invertebrados de mar.

No se olvidan de su variada vegetación “con presencia de al menos ocho especies de flora vascular asociadas a humedal amenazadas y 34 endemismos, algunos exclusivos.

En cuanto a hábitats de humedal, para la ampliación del espacio protegido por el Convenio se pone de manifiesto el hecho de que hay más de 20.000 aves acuáticas de forma habitual, destacando la Larus michaellis en período reproductor (más del 1% de su población de referencia). La nueva superficie tiene 52 especies asociadas a humedal amenazadas (48 vertebrados y 4 invertebrados) destacando los grupos de peces, aves y mamíferos marinos.

Los “cestones” del bombeo, en extinción

El Ayuntamiento de Vilagarcía anuncia nuevas acciones encaminadas a optimizar el servicio de saneamiento municipal y a reducir la posibilidad de averías y vertidos, con el fin de proteger en la medida de lo posible el medio ambiente. En este sentido anuncia la instalación de un sistema de “enrejado con areneros” a instalar en las cinco principales estaciones de bombeo de la localidad, con el propósito de mejorar su funcionamiento y alargar la vida útil de los mismos. En concreto se instalarán en Carril, en la Plaza 1 y 2, Camposán y Vilaxoán,

Este nuevo sistema sustituirá al método de los “cestones” colocados hace unos años para contener el paso de los elementos sólidos que proceden de las aguas residuales y que son causa del 90% de los atascos y averías que sufre la maquinaria de bombeo. Explican en el Concello que estos grandes cestos “requerían un mantenimiento constante y periódico, una o dos veces por semana, a la vez que precisaba del traslado de una grúa para levantarlos y limpiarlos”.

El nuevo sistema de enrejado sustituirá los cestones y realizará la misma función de retención de los elementos sólidos y a la vez de decantación de la tierra arrastrada por la corriente de agua que quedará depositada en el arenero que el sistema lleva en su parte inferior.

Explican que el dispositivo “permite retener los áridos que provocan el desgaste de varias piezas de las bombas, de modo que se aumenta la vida útil de la maquinaria, además de facilitar el mantenimiento de los equipos”. Las redes metálicas serán de acero inoxidable y se construirán a la medida de cada una de las estaciones de bombeo, cuyo precio asciende a algo más de dieciséis mil euros. Esta actuación se suma a otras para reducir los vertidos en el territorio municipal, como la obra de saneamiento realizada en la zona de Pedramogueira y la sustitución de maquinaria de los pozos de bombeo de Camposán y Trabanca Badiña, explica el Gobierno local.

Compartir el artículo

stats