Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Almejas de Arousa a 50 euros: ¿por qué está tan caro este marisco?

Una lancha de marisqueo en Os Lombos do Ulla

Una lancha de marisqueo en Os Lombos do Ulla Noé Parga

El precio de la almeja arousana está por las nubes. La japónica se está vendiendo en las lonjas por encima de los 18 euros el kilo; la babosa supera los 30 y en el caso de algunas rulas se ha aproximado a los 35; y la fina llegó a los 47 a finales de la pasada semana. Son precios completamente inusuales para mayo, más propios del mes de agosto o de Navidades.

Para los patrones mayores, mariscadores y depuradores consultados ayer por FARO, esta situación se debe sobre todo a la escasez de marisco. Y es que, según datos de la Consellería do Mar, la producción en Galicia se desplomó entre enero y febrero pasado entre un 70 y un 80 por ciento con respecto a la media de los últimos 25 años. Las capturas de los primeros meses de este año son de largo las peores de los últimos tres lustros.

"Estamos vendiendo la almeja fina a 46 euros el kilo. Hacía años que no veíamos esos precios en esta época del año”

María del Carmen Martínez - Presidenta de las mariscadoras de Vilanova

decoration

“El precio que tiene la almeja estos días es algo exagerado”, admite la presidenta de la agrupación de marisqueo a pie de Vilanova, María del Carmen Martínez. “Nosotros clasificamos la japónica en tres tamaños, y la más pequeña está yendo a 18 euros el kilo, cuando lo normal sería que fuese a entre 8 y 10”. La presidenta de las mariscadoras de Vilanova también resalta la cotización de la almeja fina. “La estamos vendiendo a 46 euros el kilo. Hacía años que no veíamos esos precios en esta época del año”.

Lo habitual es que la cotización del marisco baje bastante entre mayo y junio. Terminada la Semana Santa, la demanda de marisco se reduce hasta que empieza a escalar de nuevo con el inicio de las vacaciones. Este año, sin embargo, no ha sucedido así. Y la almeja está ahora casi el doble de cara que en marzo. En la lonja de Cambados, por ejemplo, el jueves pasado, la babosa fue a 33 euros el kilo, la fina a 47 y la japónica a entre 16 y 17. A mediados de marzo, la babosa iba a 18 euros el kilo, y la fina no pasaba de los 33.

"Los mariscadores dicen que hay menos que otros años, y creen que esto de coger los topes rápido se va a acabar pronto”

Antonio Otero - Patrón mayor de O Grove

decoration

El patrón mayor de O Grove, Antonio Otero plantea que la semana pasada los precios también se dispararon porque no hubo marisqueo a pie, y en consecuencia llegó menos producto a las lonjas. “Seguramente a partir de mañana (por hoy) bajarán algo”. De todos modos, asume que las cotizaciones actuales son insólitas, y admite que los mariscadores le transmiten que hay una merma en los bivalvos. “Por ahora los topes se hacen bien porque las concesiones aún abrieron este mes. Pero los mariscadores dicen que hay menos que otros años, y creen que esto de coger los topes rápido se va a acabar pronto”.

“La producción actual es totalmente insuficiente para atender el mercado"

Roberto Fariña - Presidente de los depuradores de mariscos

decoration

El presidente de la Asociación Galega de Depuradores, el cambadés Roberto Fariña, afirma que en el sector industrial hay, “una preocupación enorme” debido al descenso de producción. “La producción actual es totalmente insuficiente para atender el mercado, y eso provoca que una especie accesible como fue tradicionalmente la almeja se convierta en un marisco prohibitivo”. Fariña urge la búsqueda de soluciones a la crisis, “porque si no hay almeja en Galicia, el mercado encontrará rápidamente sustitutos”, y cuenta que de hecho ya es fácil hallar almeja asiática congelada en algunos supermercados y locales de hostelería.

Enormes mantos de algas cubren las playas de Vilanova

Las mariscadoras de Vilanova, durante la limpieza de ayer en O Castelete / Fdv

Uno de los problemas a los que se enfrentan estos días las mariscadoras de a pie es la llegada de las algas, que si cubren en exceso la playa puede terminar provocando la muerte del marisco. La agrupación de Vilanova convocó para ayer una limpieza voluntaria en uno de los arenales más afectados, el de O Castelete, y fueron 70 socias.

“Íbamos con tres tractores grandes, y llenamos siete veces cada uno, y aún así no limpiamos ni una cuarta parte de la playa”, afirma la presidenta, María del Carmen Martínez. Según ella, la situación es tan delicada que la semana que empieza hoy tendrán que ir a limpiar todos los días.

“Mañana (por hoy) y el martes iremos por la mañana a mariscar y por la tarde a limpiar. Y el resto de la semana unas irán a mariscar, y las demás tendrán que seguir limpiando. En algunas zonas tenemos un metro de espesor”, afirma la presidenta.

Martínez también se queja de que las administraciones les ponen muchísimas trabas para depositar en tierra las algas. Por ello, pide que les faciliten la gestión de las algas, pues así las podrían quitarlas más rápido.

Compartir el artículo

stats