Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tráfico se desploma en las carreteras arousanas durante el año de la pandemia

La Autovía do Salnés perdió casi un tercio de su tráfico en 2020 por la pandemia

La Autovía do Salnés perdió casi un tercio de su tráfico en 2020 por la pandemia

La Autovía do Salnés tuvo el año pasado en torno a un 26 por ciento menos de tráfico que en el ejercicio anterior, a consecuencia de las restricciones de movilidad derivadas de la pandemia. Así se desprende del informe anual de aforos de las carreteras autonómicas, publicado recientemente por la Consellería de Infraestructuras de la Xunta.

La AG-41 (Autovía do Salnés) es uno de los viales de la comarca que se han visto más afectados por la caída del tráfico, por su dependencia del turismo y los viajes de ocio hacia Sanxenxo y O Grove, que en 2020 se vieron muy limitados por el coronavirus.

El verano turístico de 2020 fue mejor de lo esperado, pero mucho peor que el de 2019

decoration

En su memoria anual de aforos, la Consellería cifraba en un 21 por ciento menos los vehículos que el año pasado transitaron por las carreteras de titularidad autonómica. Lo que sí aumentó fue el porcentaje de vehículos pesados con respecto a los turismos, dado que el transporte de mercancías apenas se detuvo.

Los datos de aforos de los viales de O Salnés avalan el gran peso de los viajes recreativos en la comarca, puesto que no solo la Autovía do Salnés supera con amplitud el porcentaje de descenso de tráfico de la media gallega, sino que también están por encima de ese 21 por ciento de merma la vía rápida de Barrantes a Cambados (VG-4.2), con un 24 por ciento menos; o el enlace de la vía rápida hacia A Illa de Arousa, con una caída del 22 por ciento del tráfico.

El descenso de vehículos se situó también entre el 22 y el 23 por ciento en viales de tráfico más doméstico o vinculados a desplazamientos laborales, como la PO-549 (en el tramo entre O Rial y Caleiro), o la carretera de Vilagarcía a Pontevedra. Esta última registró una media de 15.500 vehículos diarios el año pasado, frente a los 19.800 del curso anterior.

De abril a agosto

El volumen de tráfico varió mucho entre los meses de menor actividad, que fueron los del confinamiento estricto de primavera, y los de verano. En el caso de la Autovía do Salnés, y tomando como referencia el tramo entre Meis y Ribadumia, registró únicamente una media de 4.300 vehículos diarios durante el mes de abril, frente a los 28.000 de agosto. Ambas cifras son inferiores a las del año previo a la pandemia. Así, en abril de 2019 pasaron por esa zona de la autovía más de 18.000 automóviles, mientras que en agosto se disparó a cerca de los 35.000.

En un tramo de la Autovía do Salnés se registraron 4.300 vehículos diarios en abril, frente a 28.000 en agosto

decoration

Otra carretera relevante por su peso turístico es la vía rápida de A Lanzada. La afluencia fue testimonial durante el encierro domiciliario (en abril solo pasaron 1.700 vehículos de media diarios), pero se disparó como es habitual en verano, superando los 16.000 automóviles diarios de media en agosto. El mismo mes de 2019, los medidores de la Xunta habían registrado casi 19.000. Desde hace años, el Ayuntamiento de O Grove solicita el desdoblamiento de esta vía rápida en una autovía de cuatro carriles.

Otra de las vías rápidas más transitadas es la que comunica la Autovía do Salnés y Barrantes con Cambados. El año pasado rondó los 14.600 vehículos diarios entre julio y agosto, cuando en el ejercicio anterior habían sido más de 18.000 en agosto.

Otro vial turístico significativo es el de acceso a A Illa, que estuvo por encima de los 10.000 automóviles al día desde junio hasta diciembre, registrando un máximo de 17.800 en julio. El año anterior a la pandemia, se alcanzaron registros medios de 19.600 unidades en agosto.

Todos estos datos indican que por mucho que el verano turístico del año de la pandemia fuese mejor de lo esperado, fue bastante peor que el de 2019.

Obras en carreteras

La Consellería de Infraestructuras anuncia un paquete de obras en seis carreteras de la provincia de Pontevedra, entre las cuales se encuentran viales que discurren por los municipios de Pontecesures, Cambados, Meaño y Sanxenxo. La inversión para el total de las seis carreteras es de 775.000 euros.

El proyecto ha salido a contratación, y presentaron ofertas ocho empresas. Está previsto que los trabajos arranquen en verano, para estar finalizados en este 2021. La actuación incluirá desde el fresado y la reposición del asfalto hasta el pintado de las marcas longitudinales.

Compartir el artículo

stats