Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

RICARDO HERBÓN PRESIDENTE DE OPMEGA

“Los bateeiros sufrimos la falta de mano de obra”

Ricardo Herbón, ayer en Vilagarcía. | // IÑAKI ABELLA

La jornada laboral de los trabajadores de batea suele empezar sobre las 6.30 o las 7 de la mañana, cuando salen de puerto hacia los polígonos mejilloneros. Por lo general, están en tierra de vuelta sobre las dos de la tarde. Suelen trabajar de lunes a viernes, si bien a veces también lo hacen los fines de semana si hay que atender algún pedido puntual. El salario medio se sitúa entre los 1.200 y los 1.400 euros al mes... Estos son algunos de los datos que la organización de mejilloneros Opmega ha transmitido durante los últimos meses a los estudiantes de Secundaria que han participado en “Batéate”, un proyecto que busca incorporar a los jóvenes a este oficio y facilitar el relevo generacional. Ayer se celebró la gala final en el edificio de Mexillón de Galicia, con la presencia del presidente de Opmega, Ricardo Herbón.

–¿Es elevada la edad media de los bateeiros gallegos?

–No tengo el dato exacto, pero la edad media de los socios de algunas asociaciones podría estar rondando los 60 años. La falta de relevo generacional es una tendencia que tenemos que frenar.

"Los padres no deberíamos coartar a un hijo que nos dice que le gustaría trabajar en la batea"

decoration

–Los padres que trabajan en los sectores primarios suelen querer para sus hijos otro tipo de ocupaciones menos duras físicamente o con salarios más estables. ¿Ocurre eso también con ustedes, los bateeiros?

–Sí, es cierto, ocurre. Por lo general queremos para nuestros hijos otros trabajos, porque tenemos la sensación de que esto es duro, que estás expuesto al viento y a la lluvia... Pero lo cierto es que los padres no deberíamos coartar a un hijo que nos dice que le gustaría trabajar en la batea.

–¿Es un oficio duro físicamente?

–Hoy en día, no. Se ha evolucionado mucho en ese sentido. Sí es cierto que en los años setenta o los ochenta se pasaba mal. Pero gracias a Dios hemos mejorado mucho con las máquinas encordadoras, las pesadoras, las clasificadoras... Hoy en día trabajas más mejillón que antes con menos sacrificio. Pero sí es cierto que es un trabajo que te tiene que gustar. En el mar, si no estás a gusto, se nota mucho.

–¿Cuánto se gana trabajando en la batea?

–Es muy distinto ser bateeiro a trabajar para un bateeiro. Hoy en día los bateeiros sufrimos la falta de mano de obra, así que es posible trabajar en esto sin necesidad de meterse en una inversión enorme. Por término general, se está pagando entre 1.200 y 1.400 euros al mes.

"Es un trabajo que te tiene que gustar, en el mar, si no estás a gusto, se nota mucho"

decoration

–¿Y cómo es la jornada?

–Lo más habitual es salir temprano, sobre las 6.30 o las 7 de la mañana, comer un bocadillo y terminar sobre las dos de la tarde. Antes se hacían jornadas partidas, pero la gente rinde más cuando son continuas. A veces, hay quien sale incluso antes, sobre las cinco de la mañana, y a mediodía ya está en tierra.

–¿Hay que obtener alguna titulación específica para desempeñar este oficio?

–Lo primero es formarte como marinero, y si ves que te gusta, formarte después como patrón. También se debe tener una formación en cultivo de moluscos.

–¿Es un sector masculinizado?

–No, y de hecho las mujeres muestran en ocasiones más cualidades que los hombres, porque suelen ser muy organizadas y cuidadosas con el mejillón.

–¿Es un empleo bonito?

–Sí, lo es. Claro que el respeto al mar nunca se le puede perder, pero es un trabajo que te da muchas satisfacciones.

Compartir el artículo

stats