Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El afloramiento de primavera limita la extracción de mejillón a Vigo y Arousa

El laboratorio del Intecmar, donde se estudia la evolución de las biotoxinas marinas.

El laboratorio del Intecmar, donde se estudia la evolución de las biotoxinas marinas. Iñaki Abella

El afloramiento de primavera ya está aquí. Esto significa que las condiciones meteorológicas de los últimos días y, sobre todo, los vientos de componente sur, introducen en las rías gallegas ingentes cantidades de nutrientes que permiten renovar sus aguas interiores, garantizando así que seguirán siendo una de las principales reservas de fitoplancton del planeta.

Dicho de otro modo, que las corrientes llegadas con fuerza del Atlántico permiten a estas rías consolidar su privilegiada posición como zona de cultivo de moluscos bivalvos.

Mapa obtenido del Intecmar que muestra la situación de los polígonos bateeiros en la ría de Pontevedra y Vigo, esta mañana.

Mapa obtenido del Intecmar que muestra la situación de los polígonos bateeiros en la ría de Pontevedra y Vigo, esta mañana. FdV

El problema, o, mejor dicho, el contratiempo que esto supone, es que con esos nutrientes llega también el fitoplancton portador de biotoxinas marinas.

Es decir, que se introduce en las rías un alimento tóxico que ingieren especies como el mejillón, haciendo necesario paralizar temporalmente su extracción en las zonas afectadas por el incremento de células hasta que, de manera completamente natural, el molusco se depura y vuelve a ser apto para el consumo.

Descarga de mejillón para Francia e Italia en Arousa MANUEL MÉNDEZ

Es por ello que a estas alturas ya solo quedan bateas disponibles en la ría de Arousa y Vigo, en el primer caso con 22 polígonos bateeiros operativos y solo dos cerrados (de momento), y en el segundo, con otros dos clausurados y diez aptos para la extracción y venta de mejillón.

Dicho de otro modo, que teóricamente el sector mitilicultor dispone esta mañana de 32 polígonos, aunque realmente no es así, ya que en esta época del año las operaciones de descarga son escasas.

El consumidor puede estar tranquilo

Ante este nuevo episodio tóxico, que apenas causa alteraciones económicas al sector mejillonero, ya que se produce en el momento más flojo del año para las ventas del “oro negro” de batea, no está de más insistir en que el consumidor puede estar tranquilo.

Baste recalcar que la llegada de lo que popularmente se conoce como “marea roja”, aunque no lo sea, no entraña riesgo alguno para la salud pública si el molusco consumido se adquiere por los cauces reglamentarios,.

El Intecmar se ocupa de velar para que solo pueda llegar al mercado el molusco extraído de zonas exentas de toxicidad.

Por el contrario, están cerrados otros 19, como son los dos de Sada, en la ría de Ares-Betanzos, el de Baiona, los cuatro localizados en Muros-Noia, los ocho de la ría de Pontevedra (los dos Cangas, los tres Bueu y los tres Portonovo), dos polígonos de la ría viguesa, el Cangas F y el Cangas G, y otros dos de Arousa, el Grove C4 y el Grove C2.  

Mapa elaborado en el Intecmar que muestra la situación de los cierres por biotoxinas en Arousa, esta mañana.

Mapa elaborado en el Intecmar que muestra la situación de los cierres por biotoxinas en Arousa, esta mañana. FdV

Un episodio natural que se repite cada año

Todo esto es consecuencia de un notable aumento de células tóxicas que, hay que insistir, no es más que un episodio natural que se repite cada año, con mayor o menor intensidad.

13

Descarga de mejillones en Bueu Faro de Vigo

En la actualidad empieza a desarrollarse de forma notoria, como se aprecia en los resultados analíticos obtenidos por el Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar), el laboratorio de referencia dirigido por Covadonga Salgado y dependiente de la Consellería do Mar que se asienta en Vilaxoán (Vilagarcía).

El edificio que alberga el Intecmar, en Vilagarcía. Noé Parga

FARO DE VIGO ya explicaba hace un mes que esto podría ocurrir. Lo hizo tras conocer que el Intecmar había detectado un incremento de células tóxicas en diferentes estaciones de medición situadas en las Rías Baixas.

Por este motivo se prohibía la extracción de mejillón en el polígono Muros C el pasado 26 de febrero, y en el Bueu A2 se hacía el día 15 de marzo.

Imagen de archivo de la conselleira de Mar, Rosa Quintana, en una visita al Intecmar, junto a Covadonga Salgado (detrás). Iñaki Abella

Aquello se interpretaba como un primer aviso y hacía que la expectación fuera en aumento en el sector bateeiro, ante la posibilidad de que se acercara un episodio tóxico capaz de desencadenar un cierre generalizado de bateas.

Una semana después ya estaban cerrados los tres polígonos de Portonovo, los tres de Bueu y el Cangas B, en la ría de Pontevedra.

El nivel de células tóxicas siguió incrementándose desde entonces, de ahí que actualmente sean ya 19 los polígonos cerrados. Un número que, a priori, va a seguir aumentando en las próximas jornadas. 

Compartir el artículo

stats