Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una teniente asumirá por primera vez el mando de la Guardia Civil en Cambados

Santiago Romay, en el centro, entre Constantino Cordal (i) y Maximino Cid Ferro

Santiago Romay, en el centro, entre Constantino Cordal (i) y Maximino Cid Ferro Iñaki Abella

Una teniente se hará cargo del cuartel de la Guardia Civil de Cambados a finales de este mes, una vez el capitán José Santiago Romay Roel abandone el puesto rumbo a su nuevo destino profesional.

La incorporación de la mujer a la Guardia Civil es un hecho desde hace unos años, y esto ha derivado a su vez a que cada vez sean más las mujeres en puestos de mando y responsabilidad. En el caso del cuartel de Cambados, esta será la primera vez que el mando recaerá en una teniente.

Esta oficial relevará en el puesto al capitán Santiago Romay, un vecino de Barro que llegó a Cambados hace tres años. Una vez que se ha formalizado su traslado -todavía no se conoce su traslado-, el jefe de la Policía Local de Cambados, Maximino Cid Ferro empezó a organizar un acto institucional de despedida. Este tuvo lugar ayer al mediodía en el salón de plenos de Cambados, con la asistencia de representantes del Ayuntamiento, de la Guardia Civil, de la Policía Local y de los Juzgados de Cambados. También estaba prevista la asistencia de la subdelegada del Gobierno, Maica Larriba, pero finalmente no asistió al evento.

"Al ciudadano tanto le da quien le resuelva el problema, lo que quiere es que se lo resuelvan”

Santiago Romay - Capitán de la Guardia Civil

decoration

Todos asistentes destacaron que con Romay fue muy fácil trabajar, lo que propició por ejemplo las innumerables actuaciones conjuntas llevadas a cabo por la Guardia Civil y la Policía Local. Sobre esto, el capitán manifestó que, “mi máximo esfuerzo fue siempre colaborar con la Policía Local, con el Ayuntamiento y con la Justicia, porque al ciudadano tanto le da quien le resuelva el problema. Lo que quiere es que se lo resuelvan”.

El acto contó con una intervención musical a cargo del acordeonista, Salvador Cores, Manso, y concluyó con la entrega de una placa del Concello a Romay.

Compartir el artículo

stats