Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En O Grove se hace de la idiosincrasia una virtud estampada

David Blanco en sus primeros años En el sector.  | // FDV

David Blanco en sus primeros años En el sector. | // FDV

Existen historias vitales que bien podrían servir para inspirar un guion cinematográfico. Uno de esos ejemplos está en O Grove y su protagonista responde al nombre de David Blanco. Una persona que ha sido capaz en 26 años de llevar una empresa desde el mismísimo trastero de su casa a las más altas cotas de la serigrafía y la impresión con sus marcas Nikis Galicia y La Fábrica de Nikis.

Corría la década de los años 90 cuando a “Chini” , como le conocen sus allegados, le tocó emprender un camino vital. Reacio a ganarse la vida en el taller mecánico de su padre, decidió apostar por su propia idea. Y así, recién llegado del servicio militar encontró en el propio trastero de su casa el lugar donde sembrar la semilla. “Era mal estudiante y quería ponerme a trabajar, pero no en el taller. Me fui al faiado de mi casa y empecé absolutamente desde cero estampando todo lo que me iba llegando. Desde camisetas de fútbol, camisetas para vender para excursiones escolares...”.

Era mal estudiante y quería ponerme a trabajar, pero no en el taller. Me fui al faiado de mi casa y empecé absolutamente desde cero estampando todo lo que me iba llegando. Desde camisetas de fútbol, camisetas para vender para excursiones escolares...

David Blanco - Creador de Nikis Galicia

decoration

Seis años transcurrieron en el trastero de su casa con aquellas máquinas que hubo que pagar con un crédito avalado por su padre. Un peldaño que se superó con una calidad en sus trabajos que enseguida reclamó la atención de empresas que le confiaban sus grabaciones textiles.

Todo aquel proceso también sirvió de formación autodidacta para un David Blanco al que la creciente demanda le obligó a buscar un espacio mayor. Nunca olvidará como “me fui a un galpón que teníamos en una huerta y de ahí ya tuve que alquilar un local y luego dar el salto a una nave”. Una creciente evolución que ahora se plasma en dos marcas que dan empleo a decenas de personas con hasta 14 tiendas repartidas por toda Galicia.

La clave es la identidad de todo el equipo de trabajo con el propósito perseguido. Iñaki Abella

Pero en todo ese trayecto también hubo momentos clave en la transformación de lo que era un pequeño taller artesanal a toda una maquinaria empresarial de altos vuelos que ha sabido conservar la esencia de la cercanía y la autenticidad de un sello propio. Una de las primeras decisiones que dio el entonces emprendedor –ahora empresario– grovense fue el de confiar en uno de los suyos. “Un amigo, Fabián Moldes, estaba trabajando en Canarias y me decía que si encontrase un trabajo se venía otra vez para O Grove porque lo echaba mucho de menos. Le propuse la idea de trabajar conmigo y aceptó encantado. Empezamos a trabajar juntos y seguimos formando un equipo que ahora ya es mucho más grande”.

Con un impacto en el sector totalmente al alza, apareció la crisis económica de 2007 que puso el proyecto al borde del precipicio. Como recuerda el propio David Blanco, “estábamos trabajando para muchos clientes a los cuales la crisis les pasó por encima. No pudieron subsistir y fue un momento en el que nos quedamos sin muchísimos clientes”.

Fue entonces cuando hubo que tomar otra gran decisión y apostar por una marca propia, como así fue. “Nikis” fue el nombre comercial elegido, y como no podía ser de otra manera, la tradición también se implementó en la decisión, “porque así es como le llamaba mi abuelo a las camisetas”, apunta el empresario.

La marca grovense es desde hace años la encargada de cuidar la imagen de eventos como el Festival de Cine de Cans en Porriño Xoán Álvarez

Con un grupo de trabajo que fue aumentando a consecuencia de una creciente demanda, no sería hasta 2011 cuando la temática gallega entraría ya para quedarse de manera definitiva. Cuestiones como la retranca, la idiosincrasia o la filosofía popular sirvieron de inspiración para un equipo que ya contaba con diseñadores, ilustradores y dibujantes porque Nikis Galicia ya era toda una potencia emergente en la que el consenso entre todos sigue siendo condición innegociable.

Con un grupo de trabajo que fue aumentando a consecuencia de una creciente demanda, no sería hasta 2011 cuando la temática gallega entraría ya para quedarse de manera definitiva

decoration

Aún recuerda con cariño aquel primer diseño basado en el logo de Correos, pero promocionando con el ingenio de cambiar una sola letra para poner en valor los hórreos. El primer paso para una producción de diseños muy prolífica y que también encontró su proyección en todo tipo de souvenirs hasta convertirse en marca oficial del merchandising del Camino de Santiago para Correos, del Festival de Cine de Cans en Porriño o de la Festa do Marisco.

Tiendas con sello propio “hasta en el último tornillo”

“Los mismos que empezamos doblando camisetas somos los que seguimos adelante, pero ahora con miles de artículos”, así resume David Blanco una manera de hacer que ha hecho de su equipo de trabajo una auténtica familia. Y es que la expansión de la empresa ha sido brutal hasta el punto de que ellos mismos han tenido el valor y la capacidad de desarrollar un sistema de logística con el cual controlan todos sus almacenes y tiendas hasta el más mínimo detalle.

Desde 2014, año en el que comercializaron su primer diseño propio, el crecimiento ha sido exponencial. “¿El secreto? No hay nada más que trabajo y mantener la ilusión del primer día. Hacemos esto porque nos gusta. De otro modo sería impensable pasar tantas horas trabajando, absolutamente imposible”, apunta el empresario grovense. Con cerca de 20 trabajadores, todos los locales, entre las dos naves que tiene en O Grove, y muchos más repartidos entre todas las tiendas que tiene por Galicia, otra de las fundamentaciones que, además de la calidad del producto, subyace al éxito de esta aventura, no es otro que “el no crecer nunca por encima de nuestras posibilidades. Cada vez que crecimos, ahorramos para dar el siguiente paso. Aquí somos todos de O Grove. Llevamos muchos años juntos creyendo en lo que hacemos y en como lo hacemos”.

Un ejemplo de empresa hecha a sí misma

La imagen de marca es una cuestión en la que Nikis Galicia pone un énfasis extraordinario. Desde aquella primera tienda física que se abrió en Santiago todo lo que abarcaba el local había sido creado, aprobado y realizado por el equipo de trabajo. El CEO, David Blanco, reconoce que “todo está diseñado por nosotros. Desde el empaquetado, la distribución, la decoración. Tenemos incluso a un carpintero que ya lleva trabajando con nosotros casi diez años para montar las tiendas. Queremos diferenciarnos hasta en el último tornillo y crear un valor añadido a la marca. Por eso todas las tiendas tienen su propia personalidad”.

David Blanco dando sus primeros pasos en la serigrafía hace más de 25 años.

Esa diferenciación les ha merecido incluso un artículo por su original diseño e imagen en una revista de arquitectura especializada. Un hecho que refuerza la ilusión de un empresario que reconoce que “el orgullo compartido me viene cuando estoy en una tienda, que nosotros diseñamos, y veo que la gente compra artículos que nosotros creamos de cero. No es solo una sensación mía porque la compartimos todo el grupo de trabajo”. Un crecimiento que incluso se ha consolidado en plena crisis sanitaria como la actual con la apertura de cuatro nuevas tiendas en Sanxenxo, Pontevedra, Lugo y Betanzos.

Compartir el artículo

stats