Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Menos partos en el Hospital do Salnés, pero más de embarazadas de otras áreas sanitarias

La supervisora Yolanda García (izquierda) con parte de su equipo, antes de la pandemia.   | // CEDIDA

La supervisora Yolanda García (izquierda) con parte de su equipo, antes de la pandemia. | // CEDIDA Cedida

En Galicia cada vez nacen menos niños y O Salnés no es una excepción. Según los datos facilitados por el Sergas, durante el año de la pandemia los profesionales del Hospital do Salnés atendieron 394 partos, un 14% menos que los 458 registrados en 2019. La supervisora del Área Materno-Infantil, Yolanda García Freijeiro, apunta que el descenso es generalizado en todos los hospitales y recuerda que en el de Vilagarcía llegaron a nacer 600 bebés en un año.

Un centro referente en la atención al parto

Su atención al parto, completamente humanizada (IHAN, Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la lactancia), convirtió hace tiempo al Hospital do Salnés en un centro referente para muchas mujeres de distintas comarcas gallegas que quieren dar a luz en sus instalaciones. Y ese interés no se ha mermado ni un ápice durante la pandemia. Todo lo contrario. “Seguimos teniendo mucha gente de otras áreas sanitarias como A Coruña, Santiago, Vigo, ...”, afirma García Freijeiro. Apunta que hay gestantes que se empadronan en la zona o bien cuentan con tarjeta sanitaria como desplazadas para poder ser atendidas en el Hospital comarcal.

No en todos los hospitales se hace una atención al parto como aquí, cuando debería ser una opción en todos

Yolanda García Freijeiro - Supervisora del Área Materno-Infantil del Hospital do Salnés

decoration

La supervisora considera que “no en todos los hospitales se hace una atención al parto como aquí, cuando debería ser una opción en todos. Es una discriminación de unas áreas a otras”.

Cambios con el COVID

Con la pandemia de COVID las cosas han cambiado para las parturientas. Pero en unos centros hospitalarios más que en otros. “Aquí seguimos permitiendo un acompañante porque es un apoyo de contención emocional para la mujer que está dando a luz. Lo que recomendamos es que sea siempre el mismo”, indica la responsable de Obstetricia.

Donde no está autorizado el acompañante es en la realización de una cesárea: “Antes en las cesáreas programadas podía pasar el padre a quirófano, pero ahora no, solo a la zona de Despertar”.

Repunte en marzo

Se intenta que las mamás dispongan de una habitación individual para estar con sus bebés, si bien estos días no ha sido posible debido al repunte de nacimientos: cuatro el jueves y ayer por la mañana estaban tres pendientes.

“En planta las mamás y los bebés están siempre juntos, no se les separa. Si el recién nacido necesita fototerapia o ponerse una vía, se hace en la habitación. Y si se pone peor se traslada a Pontevedra”, aclara la especialista.

Sin clases previas de preparación al parto

El Hospital do Salnés conserva la reunión grupal con las embarazadas en la que se explican las distintas opciones de alivio del dolor, las posturas, qué es el plan de parto... Ahora en lugar de organizar el encuentro presencial, se hace vía telemática, y está dirigido a las gestantes a partir de la semana 28. La periodicidad de las reuniones es quincenal.

Sin embargo en Atención Primaria los cursos de educación maternal se han suprimido. “No hay una preparación al parto y muchas mujeres llegan perdidas, con miedo, nerviosas, ...”, lamenta Yolanda García.

El plan de parto es una herramienta a través de la cual las gestantes del Hospital do Salnés pueden planificar su alumbramiento: si quieren utilizar la bañera para dilatar o si prefieren ponerse la epidural directamente, ... “En el plan de parto se dejan reflejadas todas las opciones”, concluye García Freijeiro.

Compartir el artículo

stats