El sector bateeiro gallego puede estar ante el comienzo de un nuevo episodio tóxico. El viento del sur ha empezado a introducir en las rías las células que se encontraban en aguas oceánicas, de ahí que, al alcanzarse los niveles tolerables, se decretaran ya los primeros cierres de viveros.

Como casi siempre, comienza el avance de lo que popularmente se conoce como “marea roja” en la ría tradicionalmente más castigada, la de Pontevedra.

El estado de los polígonos de Muros-Noia, Pontevedra y Vigo, a media tarde de ayer.

El estado de los polígonos de Muros-Noia, Pontevedra y Vigo, a media tarde de ayer. FdV

En concreto, el Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar) prohibió ayer la extracción de mejillón cultivado en las bateas del polígono Bueu B.

Son previsibles más cierres

A la espera de ver como evolucionan los acontecimientos y determinar si se trata de un nuevo episodio tóxico o si es algo puntual –parece más bien que será lo primero–, todo parece indicar que los siguientes cierres se irán extendiendo por los demás polígonos pontevedreses de Bueu, así como por los de Cangas y los de Portonovo.

El mejillón de Francia e Italia se descarga en Arousa MANUEL MÉNDEZ

Te puede interesar:

Esto quiere decir que poco ha durado la alegría en esta ría provista de ocho polígonos, ya que a causa del episodio tóxico anterior estuvieron cerrados casi totalmente desde el verano hasta el pasado 5 de enero.

Es decir, que carecieron de actividad en plena campaña navideña y han tenido menos de un mes para resarcirse.