Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rúa: mucho más que un pedregal

Las expediciones turísticas del "Chasula" permiten redescubrir la misteriosa isla

Una de las participantes en la expedición turística, con el faro de Rúa al fondo

Una de las participantes en la expedición turística, con el faro de Rúa al fondo Xoán Diéguez / Chasula Birds

La firma Expediciones Turísticas Chasula desplegó ayer una novedosa singladura a bordo del barco pesquero rehabilitado que le da nombre. Fue una experiencia de turismo náutico en una embarcación emblemática usada habitualmente para observar aves pelágicas y mamíferos marinos que, en esta ocasión, hizo un trayecto más corto, pero igual de atractivo.

Zarpó desde el puerto de O Grove para desplazarse a uno de los islotes más emblemáticos, aunque quizás menos conocidos, de la ría de Arousa: la isla de Rúa.

A simple vista parece un pedregal sin vida. Pero en su interior se esconden rocas de caprichosas formas, restos de valor etnográfico y un faro que es réplica del existente en Ons.

Un momento de la singladura turística a la isla de Rúa. // Xoán Diéguez / Chasula Birds

Como también destaca la fauna que visita este islote -ya sea ocasionalmente o para anidar-, al igual que el hecho de que esté rodeado de unas cristalinas aguas que, como sucede en Areoso, llevan a muchos a decir que en Arousa hay sobradas muestras de lo que popularmente se conoce ya como "el Caribe gallego".

De todo ello, con una temperatura propia de lo que algunos denominan "Galifornia" -aunque con el agua un poco más fría-, pudieron disfrutar quienes se embarcaron en el aula de naturaleza flotante que es el "Chasula", como siempre patroneada por Isidro Mariño.

Baño y almuerzo

Al igual que disfrutaron de un relajante baño en esas limpias aguas -el patrón dejó aparcada por un momento la gorra y también se atrevió-, además de degustar un almuerzo a bordo en el que no faltaron los mejillones de la ría arousana, junto a otras viandas extraídas de sus aguas.

Lógicamente, la expedición turística fue aprovechada por los presentes para realizar fotografía de naturaleza, sacando así partido a la riqueza del paisaje, a la gran cantidad y variedad de aves que pueblan la ría y a la no menos significativa presencia en ella de mamíferos marinos.

Entre ellos se encontraba el reconocido conservacionista, ornitólogo y fotógrafo Xoán Diéguez, uno de los habituales en las expediciones del "Chasula" y perfecto conocedor de la riqueza natural que puede ser capturada a través del objetivo de una cámara tanto en el interior de la ría de Arousa como sobre la plataforma continental.

Compartir el artículo

stats