El centenario de Alejandro de la Sota coincide con los 25 años de la reforma que desvirtuó por completo su proyecto más importante en Pontevedra

24.03.2013 | 11:05

Las carencias tecnológicas de los años 60 no habían respondido bien a la modernidad de aquel proyecto en toda su originalidad, y se dejaron sentir a lo largo de su ejecución. Con el paso del tiempo, a las humedades y condensaciones se sumaron visibles efectos de su ventilación deficiente y su mal aislamiento. Todos eran problemas fácilmente subsanables que no requerían de soluciones complicadas.

A De la Sota no sólo le pidieron esos arreglos, sino que también le solicitaron otras mejoras para adaptar el recinto a nuevas exigencias, tanto deportivas como técnicas, incluidas las retransmisiones televisivas. En síntesis, le encargaron un programa tan amplio que difícilmente podía atenderse con un presupuesto tan exiguo, que no superaba los 50 millones de pesetas. Era misión imposible, tal y como se demostró después, cuando se descubrió lo que había pasado y el coste al final se disparó a casi el triple. Para entonces ya no cabía marcha atrás.

Con su paciencia y talante tan característicos, él intentó corregir las pegas que los técnicos municipales pusieron a sus propuestas, hasta que comprendió que no había nada que hacer. Lo que ocurrió exactamente no está escrito, pero se habló en voz baja, mucho y mal, de este asunto en aquel tiempo. No hay que echarle mucha imaginación para hacerse una idea aproximada, a juzgar por el fango que tanto enlodó el urbanismo pontevedrés en los años 80.

Otro en su lugar habría puesto el grito en el cielo. En cambio don Alejandro probablemente se limitó a comentar: ¡Ellos se lo pierden! Y vaya si nos lo perdimos, que llevamos años y años lamentando tamaña sinrazón.

Ante la situación planteada, la junta de gobierno del Pabellón de los Deportes encargó el proyecto al ingeniero municipal, Enrique García Quintela. De inmediato el Colegio de Arquitectos respondió con un recurso contencioso-administrativo por competencia profesional ante la Audiencia Territorial de A Coruña, que finalmente no prosperó.

La gran sorpresa saltó a principios de 1987 cuando ninguna constructora se presentó al concurso para efectuar aquella reforma. Entonces se descubrió que su presupuesto no se ajustaba a la realidad, sino que era mucho más bajo, y nadie quiso asumir un desfase tan considerable.

El alcalde bramó lo indecible, culpó a García Quintela y propuso a la comisión de gobierno del Ayuntamiento su cese fulminante como jefe de la oficina técnica y su sustitución por el arquitecto José M. Padín Sánchez. ¡Vaya lío que se armó!

García Quintela lo paso mal aquellos días e hizo cuanto pudo por arreglar el problema tras la convocatoria de un nuevo concurso. A través de una mediación suya, Construcciones Becalo asumió la ejecución de las obras por un importe de 101 millones de pesetas y antes de terminar los trabajos se anunció un encarecimiento de 40 millones más.

El ingeniero municipal que estuvo en el Ayuntamiento de Pontevedra durante treinta y cinco años no guardó un buen recuerdo de su reforma, pero siempre defendió su respeto hacia el diseño original. Pero eso precisamente fue lo que más lamentaron sus detractores; sobre todo el cambio de la cubierta que caracterizaba el proyecto de De la Sota.

A partir de entonces, los críticos más conspicuos se referían con sorna al "frigorífico de los deportes", en alusión a los diseños industriales de García Quintela. En cambio no pocos deportistas y usuarios alabaron la modernidad, el confort y la dotación de las nuevas instalaciones.

Tras su reinauguración el 12 de enero de 1988 con la final de la Copa Galicia de Baloncesto, el Ayuntamiento de Pontevedra presento al Pabellón de los Deportes como el mejor de Galicia y uno de los mejores de España.

La vuelta a su estado original, tal y como fue concebido por Alejandro de la Sota Martínez ha sido un asunto recurrente desde su fallecimiento en 1996. Muchas han sido las voces que pidieron una reparación digna de la afrenta cometida. Pero me temo que quienes conocieron y admiraron las cualidades originales del Pabellón de los Deportes se morirán antes de que tal cosa suceda, caso de que algún día llegue a producirse finalmente.

Deportes Pontevedra

Iván Martín, con el balón, en el primer entrenamiento. // Rafa Vázquez
Un favorito renovado para empezar

Un favorito renovado para empezar

El Celta B, uno de los tres equipos que arrasaron en el Grupo I la temporada pasada, ha sufrido...

La SD Teucro debuta en casa

La SD Teucro debuta en casa

Los azules juegan hoy en el Municipal (20.30 h) ante el Braga

Iván Martín, refuerzo para el ataque

Iván Martín, refuerzo para el ataque

El Pontevedra firma al delantero, que ocupa ficha Sub23, y deja la ficha senior disponible para...

El Ofisgón cambia Moaña por Marín

El Ofisgón cambia Moaña por Marín

El equipo que milita en la segunda nacional ha fijado su sede en el colegio San Narciso

Marín se enorgullece de sus taekwondistas

Marín se enorgullece de sus taekwondistas

El Ayuntamiento de Marín, con su alcaldesa María Ramallo al frente, recibió...

El Pontevedra ficha al delantero Iván Martín

El Pontevedra ficha al delantero Iván Martín

Los granates refuerzan el ataque antes de comenzar la temporada y dejan una ficha senior...

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine