Historia y cambios en la solicitud de patentes y modelos de utilidad Historia y cambios en la solicitud de patentes y modelos de utilidad

Las profundas raíces del ingenio vigués

Vecinos y empresas de Vigo patentaron en el último siglo muebles y juguetes y realizaron aportaciones cruciales al sector náutico y de la conserva

04.10.2015 | 03:23

Pañales, abrelatas, moldes para helados y cunas plegables que caben en una maleta. A mediados del siglo pasado fueron muchos los inventos surgidos de la mente de emprendedores locales. La Oficina Española de Patentes y Marcas abre su archivo histórico y permite bucear por los diseños registrados por vecinos y empresas de Vigo, que con los años dieron el salto de pequeños utensilios a la mejora de procesos productivos y maquinaria industrial. Las firmas que trabajan con productos del mar han sido las más activas en las últimas décadas junto con los centros tecnológicos e instituciones como el CSIC, la Fundación Biomédica y la Universidad de Vigo, que en su breve historia tiene concedidas 176 patentes nacionales y varios diseños internacionales.

Desde que el 12 de agosto de 1898 Antonio Sanjurjo probara con éxito su primigéneo submarino en aguas de la Ría hasta que en octubre de 2014 se concedió a la Fundación Biomédica del Chuvi la patente de invención de un nuevo método para predecir la progresión de los infectados por VIH ha transcurrido más de un siglo durante el cual los vigueses han realizado cientos de aportaciones técnicas a la industria naval, conservera, la automoción, el mercado de los juguetes, los utensilios de cocina y de forma más reciente al ámbito sanitario. En la actualidad es la Universidad de Vigo la principal potencia innovadora de la provincia y una figura puntera en el ranking nacional de innovación, pero en estos casi 120 años de historia han sido cientos los particulares y medianas empresas del municipio los que contribuyeron a perfeccionar el diseño de productos ya existentes o han desarrollado métodos completamente nuevos de producir determinadas mercancías.

La Oficina Española de Patentes y Marcas ha abierto su archivo histórico y permite realizar un repaso minucioso por las más de dos mil patentes y modelos de utilidad registrados por empresas y vecinos de Vigo desde mediados de los años cuarenta del siglo pasado. ¿Y qué se ha creado o mejorado desde aquí? La respuesta es que absolutamente de todo.

De las mentes de los emprendedores locales han salido recipientes precursores de los actuales tupperware, modernos abrelatas, las primeras tapas para sifones que evitaban el goteo, calzoncillos "de cierre automático", correas de reloj sin hebillas, juguetes "saltadores" muy similares a los aparatos que se utilizan hoy en los gimnasios para hacer pilates e innovadoras piezas de mobiliario como una cama plegable o una cunamaleta que supusieron una auténtica revolución para el diseño más conservador de finales de los años 40.



Haz click para ampliar el gráfico

El salto ha sido inmenso en cuanto a la calidad y detalle de los proyectos desde que se empezaron a registrar estos ingenios más o menos curiosos a mitad del siglo pasado hasta la solicitud de patente internacional el pasado mes de enero por parte de la Universidad de Vigo para un nuevo sistema mecánico de generación de energía eléctrica a partir del movimiento de las olas.

Y en medio de este largo camino, docenas de firmas de la ciudad han realizado grandes avances en sectores estratégicos para la economía gallega como la conserva, la automoción o la náutica deportiva. Cocederos de marisco, nuevos productos de alimentación congelados, sistemas para conservar el pescado fresco en alta mar, máquinas peladoras de filetes,... La lista de maquinaria y productos nuevos impulsados desde la ciudad es interminable. La contribución viguesa a los sectores más ligados al mar es imposible de cuantificar.

Y bucear en los archivos de la Oficina Española de Patentes y Marcas demuestra que los proyectos para reutilizar residuos procedentes del mar para cosmética o alimentación tampoco son nada nuevo. Ya en el año 1945 un alemán residente en Vigo solicitó al Gobierno el reconocimiento de la patente de invención para un sistema que reutilizaba aceites y grasas de pescado para fines industriales, alimenticios y farmacéuticos.

Con estos antecedentes no es difícil de entender que hasta el año 2011 la ciudad de Vigo se mantuviera como la más innovadora de la comunidad originando hasta tres de cada diez inventos gallegos y en amplia ventaja respecto a A Coruña, Santiago o Lugo. En 2012 empezó a detectarse un fuerte retroceso en los datos de Vigo en las estadísticas y por primera vez la capital gallega y la urbe herculina la aventajaban siendo una de las razones fundamentales los recortes públicos en la financiación de la actividad investigadora en los campus universitarios en el sur.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

Enlaces recomendados: Premios Cine