EN CANAL //

María Patiño es una hipócrita

26.06.2017 | 04:11

No deberíamos llamar a María Patiño hipócrita a no ser que lo fuera. Solo podríamos decir que es una hipócrita si actuara con fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente tiene o experimenta. Pero si no, no. En ese caso podríamos decir que es molesta, incómoda y chirriante. O que, en general, resulta excesiva no porque lo sea, que sabe Dios qué será en su casa, sino por su empeño y tenacidad en llevar al plató una sobreactuación permanente, en crearse un personaje impostado y exagerado con el que descollar como estrategia para sobrevivir en ese ecosistema tan competitivo que es el petardeo rosa chillón de Telecinco.

Estaría muy, muy feo que llamáramos a la Patiño hipócrita sin serlo. Imagínense. Y no valdría alegar como excusa que nos confundimos, que al decir "hipócrita" no queríamos decir "hipócrita", que usamos la palabra con otro sentido que no es el suyo. Por una sencilla razón: es nuestra responsabilidad saber cuál es el significado de las palabras que utilizamos. Especialmente si lo hacemos por escrito como ahora aquí. O si estamos en la tele como Patiño, toda una presentadora que vive de las palabras. Y más cuando esas palabras pueden resultar ofensivas.

Por ejemplo, a mediodía del sábado Patiño se estrenó al frente de una birria titulada "Socialitè by Cazamariposas" (con perdón) que además de tener unos contenidos anodinos estuvo repleta de fallos técnicos. Ni se la oía bien a ella ni ella oía bien a Belén Esteban al teléfono. "No te escucho" repetía Patiño a Esteban ante tal desbarajuste. ¿"No te escucho"? Vale que no la oyera porque no le llegaba bien el sonido, pero no escucharla es una falta de educación. Por mucho que escuchar, o sea, prestar atención a lo que se oye, sea muy desagradable cuando lo que se oye es a una petarda, es su obligación escuchar, que para eso cobra. Llamar por teléfono y atender diciendo que no prestas atención te convierte en un hipócrita. Porque no vale decir que no conoces la diferencia entre oír y escuchar. Debes conocerla si eres presentadora. Y dejar que seamos los espectadores los que no escuchemos lo que diga Belén Esteban porque nos importa un bledo.

www.antoniorico.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos vigueses en Spokane

Decía un colega que el silencio y la emoción invadieron Estados Unidos, desde la Costa Este a...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La influencia

A partir de la idea de que cada cual puede hacer de su capa un sayo siempre que se lo permitan...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

La buena imagen de Trapero

Tras los trágicos sucesos de Cataluña el personaje de moda en los medios es el...

 
 

PEDRO DE SILVA

Aporofobia

Aunque han pasado casi dos décadas desde que la filósofa Adela Cortina propusiera...

 
 

DANIEL CAPÓ

La pregunta de la enfermera

La publicación de fotos de las víctimas de los atentados terroristas

 
 

TINO PERTIERRA

La tristeza del alivio

Agustín: "Las mejores respuestas llegan a veces cuando no te haces preguntas. A...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine