Suscriptor

De los guapitos de Peñaranda

30.03.2016 | 05:23
Buscarse la vida (2) .  Ayer trajimos aquí a un malabarista callejero, un outsider que hacía arte pelotero con sus manos, y hoy traemos a otro que también se busca la vida con las  suyas pero haciendo filigranas en la arena. Así lo captó nuestro compañero Javier Pastoriza mientras paseaba por Samil ya hace días: construyendo un espacio imaginario con iglesia central, dos mansiones y un arbolado fantástico que a lo mejor el artista tiene en su memoria de bosques húngaros o rumanos o de donde fuera. Y todo, con el riesgo de ser aniquilado por la  lluvia, por una propina.
Buscarse la vida (2) . Ayer trajimos aquí a un malabarista callejero, un outsider que hacía arte pelotero con sus manos, y hoy traemos a otro que también se busca la vida con las suyas pero haciendo filigranas en la arena. Así lo captó nuestro compañero Javier Pastoriza mientras paseaba por Samil ya hace días: construyendo un espacio imaginario con iglesia central, dos mansiones y un arbolado fantástico que a lo mejor el artista tiene en su memoria de bosques húngaros o rumanos o de donde fuera. Y todo, con el riesgo de ser aniquilado por la lluvia, por una propina.

Qué pequeño es el mundo. Una vez encontré en el mirador del Empire State neoyorquino, piso 84 quizás, a una...

Hazte suscriptor

Para continuar leyendo... suscríbete Suscríbete si aún no eres suscriptor

O utiliza un bono de los todavía que tienes pendientes aquí
0.5 euros
3.99 euros
Consulta otros tipos de suscripción »
Teléfono de atención al cliente: 902 767 117 Correo electrónico Preguntas Frecuentes
Enlaces recomendados: Premios Cine