Tribuna Libre

El deporte y la Diputación

19.02.2016 | 04:06
El deporte y la Diputación

Hace unos días, una noticia llamó la atención en el mundo del deporte provincial. Apareció en la prensa bajo el título: "Una bronca de aficionados al Rally obligan a celebrar el pleno provincial a puerta cerrada".

En las ayudas para un acto festival o deportivo hay que diferenciar lo que es un acto deportivo y el que no. Bueno es recordar que el automovilismo no está reconocido como un deporte por el Comité Olímpico, quien si lo hace con una gran cantidad de especialidades deportivas, pero ninguna en la que figure un motor. Hace años, en sus momentos álgidos, en una entrevista al quíntuple campeón del mundo Schumacher, el periodista le preguntaba si Fernando Alonso podría ganar tantos mundiales como él. Schumacher respondió que tal posibilidad no dependería únicamente del piloto, sino también del bólido. Esa respuesta lo dice todo.

Referido a las ayudas económicas de la Diputación, hasta hace poco muchos deportistas pedían ayudas. Según fuese de culto en el ambiente deportivo el diputado, había ayudas o no. Cuando estas eran aceptadas, si lográbamos un triunfo nos sentíamos orgullosos de oír el himno y alzada la bandera de nuestro país. Ahora bien, años atrás había en Pontevedra un piloto de competición que era del agrado de algunos diputados y como representaba a la Diputación, las ayudas no eran precisamente de "cuatro perras".

También debemos reconocer actuaciones como la de la anterior diputada Begoña Estévez hacia el mundo del deporte provincial por su buena colaboración con los clubes deportivos y deportistas independientes. Precisamente por lo que a mi corresponde, gracias a su intervención pude participar en un Campeonato de Europa celebrado en Hungría. De él tuve la suerte de regresar con dos medallas y, de algún modo, decirles a nuestros vecinos los europeos que los españoles, además de fútbol, también practican un deporte noble y culto como es el atletismo.

Regresando a la velocidad, los mayores problemas creados por ella afectan a la juventud. Lo primero es el drama que causa a una familia una muerte. También tenemos el coste que ocasiona al país esa muerte o una invalidez. Todo esto abunda en deportes de riesgo, y entre ellos están los rally.

En la bronca de la Diputación, la prensa hacía notar que una joven se emocionó al hablar en defensa del rally. Pero también debemos recordar la emoción y gran tristeza provocada en el pueblo gallego por el no olvidado Rally de A Coruña.

Resumiendo, el deporte con motor genera velocidad, la cual, los humanos, en ocasiones, no podemos controlar. Prueba de ello son las noticias que da la prensa sobre la gran cantidad de muertes ocasionadas, sobre todo en nuestra juventud, por las motos de alta cilindrada. En cambio, el deporte de actividad física genera salud y los valores que le rodean como voluntad, sacrificio, esfuerzo, constancia y un largo etc.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine