La reforma antiterrorista de la Carta Magna parte en dos a la derecha gala

La división refleja la pugna entre Sarkozy, Juppé y Fillon ante las primarias presidenciales - Afecta también a los socialistas

12.02.2016 | 15:24
El primer ministro francés, Manuel Valls, durante la votación de la reforma constitucional antiterrorista en la Asamblea Nacional. // Efe

La polémica reforma de la Constitución francesa para incluir en su articulado medidas antiterroristas ha partido en dos a la derecha gala, añadiendo aún más dificultades al recorrido parlamentario de una iniciativa que, rechazada también por un tercio de los diputados socialistas, aún debe pasar por el Senado y por la votación conjunta de las dos cámaras del Parlamento. El pasado 27 de enero el proyecto provocó la dimisión de la ministra del Interior, Christiane Taubira.

La reforma fue aprobada este miércoles por la Asamblea Nacional con 317 votos a favor, 199 en contra y 51 abstenciones. Fueron 165 los socialistas que la apoyaron, por 83 que se opusieron y 36 abstencionistas. Entre Los Republicanos (LP, la antigua UMP), el partido liderado por el expresidente Sarkozy, 111 siguieron su consigna de apoyar el texto, pero fueron 74 los contrarios y ocho quienes se abstuvieron.

Algunos de los derechistas que votaron en contra lo hicieron por razones jurídicas o de conciencia, pero la mayoría de las papeletas negativas vinieron de las filas de quienes en el interior de LR no apoyan que Sarkozy sea el candidato presidencial de la derecha en las elecciones de 2017 y forman en las filas de los ex primeros ministros Alain Juppé y François Fillon, sus rivales más destacados ante las primarias de las que saldrá el candidato.

La reforma constitucional aprobada por la Cámara baja pretende incluir en su articulado el estado de emergencia reforzado o la retirada de la nacionalidad francesa a los condenados por delitos de terrorismo. Estas medidas están lejos de generar unanimidad en la sociedad francesa y en sus representantes políticos.

Entre tanto, el presidente Hollande abrió ayer el Gobierno a los ecologistas y otras fuerzas de izquierda en una remodelación que ha consistido en la salida de cuatro ministros y la entrada de seis. La salida más destacada ha sido la del titular de Exteriores, Laurent Fabius, quien pasará a presidir el Consejo Constitucional. Fabius será sustituido por el ex primer ministro Jean-Marc Ayrault, el antecesor del actual "premier", Manuel Valls.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine