VMS lanzará su moto eléctrica en 2019 con una producción inicial de unas 300 unidades

-La firma viguesa tiene un acuerdo con el CTAG para fabricar las "preseries" en 2018 -Confía en abrir una planta en la comarca

09.06.2017 | 12:04
Foto de familia de los promotores y los primeros participantes en la Business Factory Auto (BFA). // G.P.

La compañía viguesa VMS Automotive, spin-out del grupo industrial Marsan Transformaciones Superficiales, prevé lanzar al mercado su motocicleta 100% eléctrica de tres ruedas en 2019 con una producción inicial de 300 unidades, según confirmó ayer su director general, Pablo Campos. La empresa, que ha participado en la primera edición de la aceleradora de proyectos innovadores de automoción bautizada como Business Factory Auto (BFA), ha llegado a un acuerdo con el Centro Tecnológico de la Automoción de Galicia (CTAG) para el montaje de las primeras preseries a lo largo de 2018 -según ha podido saber FARO- y está perfilando el diseño de toda la fase de industrialización, con el objetivo de fabricar estos triciclos en la comarca de Vigo.

El proyecto se encuentra actualmente en fase de prototipo. Según Campos, el lanzamiento comercial de estas motocicletas eléctricas de tres ruedas, previsto para 2019, se realizará de forma simultánea en España y Francia, aunque la empresa confía en llegar a los mercados estadounidense y chino -el mayor consumidor de motos eléctricas del Planeta- en un horizonte de cinco años. VMS estima una producción inicial para ese 2019 de 300 unidades, cifra que podría aumentar hasta las 4.000 unidades en 2024, pero se trata de un volumen estimativo, según matizó Campos.

El prototipo incorpora dos motores eléctricos en las ruedas traseras e integra un sistema de amortiguación y balanceo pionero y patentado por VMS que permite una mayor estabilidad de la moto, reduciendo de forma significativa el riesgo de caída para el conductor y mejorando la sensación de seguridad y la experiencia de conducción. La motocicleta, concebida para entornos urbanos y orientada a todo tipo de público por su mayor estabilidad, puede recargarse en cualquier enchufe convencional en un tiempo de dos horas y alcanza una velocidad punta de 110 kilómetros por hora, con una autonomía aproximada de más de 100 kilómetros, como ya avanzó FARO.

La spin-out de Marsan ya tiene un acuerdo con el CTAG para fabricar una preserie de las motos, y la intención que tiene la empresa es que la industrialización se realice en Vigo, según fuentes consultadas por este periódico. La firma cuenta con una oficina en el parque de Porto do Molle (Nigrán), donde ha participado en la primera edición de la BFA, y antes, en el programa Vía Galicia de la Zona Franca. Los vehículos eléctricos están elevando sus ventas en la actualidad, en parte por la crisis que atraviesan los motores diésel tras los diferentes escándalos sobre emisiones y ante las cada vez más restrictivas normativas medioambientales. Solo en España se comercializan al año más de 120.000 motocicletas de propulsión eléctrica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine