14 de diciembre de 2016
14.12.2016
La racionalización de los horarios de trabajo

Jornada laboral | Lito Prado, el valedor gallego del cambio de hora

La propuesta del Gobierno de revisar el huso horario en España retoma una petición formulada por el nacionalista Lito Prado hace una década y que fue calificada de "chorrada"

14.12.2016 | 10:33
Lito Prado // J. REGAL

Entre las medidas que el Gobierno quiere implementar para mejorar racionalizar los horarios está la de estudiar el cambio de huso horario. España volvería a regirse por el meridiano de Greenwich, compartiendo hora con Canarias, Portugal y Reino Unido. El Ejecutivo confía en que se impulse la conciliación y el horario laboral se asemeje más al europeo. En Galicia el debate lleva vigente 10 años, desde que el BNG propuso retrasar las agujas. Los expertos que defienden que se produciría una mejora económica y social se topan con críticos que recelan de la efectividad de la modificación.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha propuesto firmar un pacto entre empresarios y sindicatos para acabar con las interminables jornadas laborales españolas. Esta iniciativa incluye revisar el huso horario que emplea España. El debate sobre si el país debería regirse por el meridiano de Greenwich no es nuevo, mucho menos para Galicia. Hace 10 años que el Bloque Nacionalista Gallego pidió en el Parlamento retrasar los relojes una hora para seguir un horario más "natural". Cuando Lito Prado, político nacionalista ourensano promovió la petición, Alberto Núñez Feijóo, entonces en la oposición, lo calificó de "autodeterminación horaria", mientras que el PSOE , en boca de José Blanco, que era secretario de Organización, lo clasificó como "chorrada".

Desde entonces, cada año el debate vuelve a surgir en la Comunidad y desde hace algún tiempo ha calado también en el contexto nacional. A principios de año el PP y Ciudadanos ya incluyeron en aquel estéril pacto de febrero que buscaba constituir Gobierno modificar el huso. Meses después, el pasado octubre, Baleares dio un giro de tuerca a la polémica reclamando también cambiar sus relojes, pero en sentido contrario. No quería asumir el cambio de hora energético porque alegaba que perjudicaba a los hábitos de vida de sus ciudadanos y sobre todo de sus turistas.

Desde aquella primera propuesta del BNG, muchos son los expertos que se han pronunciado en FARO -algunos de ellos detallados a continuación- sobre las ventajas e inconvenientes de tener la misma hora que Canarias, Portugal y Reino Unido. A pesar de sus diferencias, todos han coincidido en un punto: sin un cambio en el horario laboral, modificar el reloj es un gesto que no dará frutos.

Haz clic para ampliar el gráfico

Cuatro claves para entender el cambio de hora en España

  • La posición geográfica. En teoría, España debería regirse por el meridiano de Greenwich, compartiendo huso horario con Londres, debido a su posición geográfica. Sin embargo, los opositores al cambio de hora señalan que esto no es del todo cierto. Jorge Mira, catedrático de Física de la Universidad de Santiago, defiende que en España amanece y anochece al mismo tiempo que la mayoría de países europeos y que el Sol "solo concuerda con el meridiano dos días al año". Vigo, Amsterdam o París ven caer el Sol en julio al mismo tiempo, según ejemplificó. Esto se debe a que la línea que separa el día de la noche va en orientación del continente europeo en el atardecer veraniego y en el amanecer invernal. En cambio, en algunos localidades se llega a producir una diferencia de 160 minutos entre el mediodía solar y las 12.00 horas oficiales.

     
  • Productividad. Desde una perspectiva económica, los expertos señalan que el cambio de huso horario por comunidades no tendría sentido, aunque España ya se encuentra en esa situación al contar Canarias con otra franja horaria. Sin embargo, coinciden en que sí sería ventajoso para Galicia, pues se equipararía al vecino Portugal, con lo que podría progresar en el tráfico comercial y los servicios que se presentan mutuamente.

    El profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Vigo Alberto Vaquero señaló en un artículo que este ajuste horario podría ayudar a la recuperación económica de la Comunidad y que "es probable que al volverse al horario europeo se fomente la jornada continua y se adapten mejor los horarios de los centros docentes". España suspende en productividad si se compara con sus compañeros europeos: destaca como uno de los países donde más horas se trabaja y en el que menos rendimiento se obtiene. A este respecto, Ignacio Buqueras, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, recordó que este aspecto está más relacionado con la cultura laboral de España que con el huso.

  • El reloj biológico. La luz solar que percibimos marca nuestro ritmo interno, el cerebro se sincroniza con el Sol para marcar las horas de sueño, el ritmo cardiaco, la producción hormonal... El inconveniente surge cuando el trabajo y la vida social intervienen. "Compartimos la misma hora oficial que Alemania, pero la salida y puesta de Sol tiene una hora y cuarenta minutos de retraso en Galicia, es razonable suponer que podrían producirse alteraciones al intentar sincronizar estos relojes cuando existen diferencias horarias", escribió en FARO José Luis Relova, neurofisiólogo del Hospital Universitario de Santiago. Algunos expertos han señalado que cambiar la hora permitiría que escolares y trabajadores se levantasen con el Sol ya en el cielo y no de noche, lo que mejoraría su rendimiento matinal, y las horas de sueño serían más eficientes. Pero hay quienes rebaten esta explicación argumentando que las horas de sueño no dependen del huso horario, sino de los hábitos y que adelantar y acortar la hora de comer acabaría con la dieta mediterránea.

     
  • Conciliación. Los defensores de cambiar el huso aseguran que contribuirá a facilitar la conciliación familiar de los trabajadores. Sin embargo, las horas de luz se concentrarían en la mañana en lugar de en la tarde. Un ejemplo, si un trabajador gallego acaba hoy su trabajo a las seis de la tarde, podrá ver cómo el Sol comienza a ponerse. A los portugueses todavía les quedará una hora para acabar su jornada, con lo que al salir será ya de noche. La hora que se gana al dejar antes de trabajar se pierde al retrasar el reloj.

    Los detractores del cambio aseveran además que España se ha adaptado perfectamente al ciclo solar y que en caso de alterarse muchos no lograrían la adaptación, con que volverían a sus rutinas. Un ejemplo: Canarias tiene una hora menos y vive con las mismas pautas horarias que la Península.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine