30 de noviembre de 2016
COPA DEL REY

UCAM Murcia - Celta de Vigo | Evangelizar con goles

La Universidad Católica de Murcia, rival del Celta por primera vez, patrocina a deportistas como Mireia Belmonte, Carolina Marín, Craviotto o David Cal. A su presidente se le resiste triunfar en el terreno sentimental: la ciudad sigue apoyando al histórico Real Murcia

30.11.2016 | 18:50
Imagen del viejo estadio de la Condomina // FARO

El UCAM y el Celta cruzan por primera vez sus caminos. El equipo de la Universidad Católica de Murcia es uno de los casos más sorprendentes del fútbol español, un recién llegado a la élite como parte de un proyecto que tiene el deporte como referencia. Cincuenta deportistas de alto nivel son patrocinados por el centro, que tiene su equipo de fútbol y otro en la ACB de baloncesto. Sin embargo, en su ciudad aún no han terminado por calar. Sus vecinos siguen fieles al Real Murcia, que sigue en la Segunda División B.

Durante los encuentros que disputa el UCAM de basket en el Palacio de los Deportes de Murcia se produce una curiosa disputa. El speaker del pabellón es el encargado de iniciar el cántico de apoyo. "¡UCAM! ¡UCAM! ¡UCAM!", entona marcando el ritmo. La grada responde a su manera: "¡Murcia! ¡Murcia! ¡Murcia!". Hoy en día la UCAM, la Universidad Católica San Antonio de Murcia, es el principal mecenas deportivo de la región, con ramificaciones en todas las especialidades en un modelo similar al que se impone en los campus americanos. A José Luis Mendoza, el atípico presidente de la institución con 14 hijos y un pasado como misionero, sin embargo, aún se le resiste una asignatura: llegar al corazón de los murcianos.

El rival del Celta -al que se enfrenta por primera vez- presenta el currículum más variopinto de los conjuntos de Segunda División. El club surgió en 1999, aunque con una forma muy diferente a la actual: entonces se llamaba Universidad Católica San Antonio de Murcia y competía en Tercera. Entró desde el principio en una continua metamorfosis que le hizo tener 8 nombres diferentes y jugar en 6 estadios distintos, hasta que en 2011 llegó la estabilidad de la mano de la Universidad. Fue Mendoza el que vio la oportunidad.

La idea es imitar el modelo americano, ese matrimonio indisoluble entre universidad y deporte en el que el factor económico es la clave. La UCAM sostiene un equipo de fútbol en Segunda (con un tope salarial este año de 3,9 millones de euros), además de patrocinar al de baloncesto, que milita en la ACB. Pero no se detiene ahí. La Universidad cubre casi todas las especialidades deportivas.

Entre la amplia nómina de patrocinados se encuentran los medallistas olímpicos David Cal (piragüismo), Carolina Marín (bádminton), Mireia Belmonte (natación), Ruth Beitia (atletismo), Saúl Craviotto (piragüismo), Maialen Chourraut (piragüismo) o los campeones del mundo Mario Mola (triatlón) y Javier Fernández (patinaje sobre hielo). Hay un dato revelador: De los 500 deportistas españoles que acudieron a los Juegos Olímpicos de Río, 50 tenían patrocinio de la UCAM.

¿Cómo puede subsistir un modelo así, con semejante gasto anual? Hay dos factores claves, una universidad privada y su cara más reconocible, su líder. La institución cuenta con 15.541 alumnos (a los que hay que sumar los aproximadamente 50.000 apuntados a cursos online), según su página web, que pagan unas generosas matrículas cada año. Por ejemplo, la tasa académica en medicina es de 10.399,80 euros por curso; la de derecho, 4.860. El ingreso medio de la Universidad anual en concepto de matrículas supera los 80 millones de euros.

Por si no fuera suficiente, ahí está José Luis Mendoza (Cartagena, 1949), empresario que pertenece al Camino Neocatecumenal, organización conocida popularmente como los "kikos", padre de 14 hijos y que fue en su momento misionero de la Iglesia Católica en misión familiar en la República Dominicana. Él es el presidente de la Universidad y en alguna ocasión ha reconocido que tiene un patrimonio por encima de los 30 millones de euros. También ha asegurado que entre 1997 y 2012 había donado al Vaticano un total de 50 millones de euros.

Mendoza es la cara más reconocible del proyecto universitario, alabado en muchas ocasiones por su apuesta deportiva, en entredicho en otras por sus métodos (sus charlas evangelizadoras en el vestuario son conocidas y, en otras, directamente criticado, como cuando aseguró, en pleno acto de apertura del curso, que el matrimonio homosexual era una "aberración a los ojos de Dios"). A Mendoza le apoyan además las instituciones, conscientes del filón de un hombre dispuesto a invertir. Éxito deportivo, reconocimiento y respeto de los políticos; a Mendoza y su UCAM solo le falta triunfar en el campo de los sentimientos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

El Barça invita al Chapecoense a jugar el trofeo Gamper

El club azulgrana quiere que el partido se convierta en "un gran homenaje del mundo del fútbol"

Gonzalo Basconcelo y Ester Navarrete ganan la Invasión Celeste

La cita reunióa 1.650 atletas -Todas las salidas y llegadas se realizaron dentro del estadio vigués

El equipo vigués necesita mejorar en un gol el resultado del Standard

El conjunto belga supera por un tanto a los celestes en el "golaverage" general

El Madrid pierde el liderato del grupo en el último suspiro

El equipo blanco pasa como segundo tras empatar el Borussia Dortmund con un gol en el minuto 88

El Celta se la juega

El Celta se la juega

- El equipo de Berizzo busca, sin Aspas, un amplio triunfo en Atenas que le otorgue el pase a la...

Pablo Hernández: ´Depende mucho de lo que podamos hacer nosotros´

Pablo Hernández: ´Depende mucho de lo que podamos hacer nosotros´

El medio argentino espera ver al Celta en el sorteo de Nyon


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine