19 de junio de 2016
19.06.2016

Un gol en propia puerta en el 88 enfría el sueño islandés

19.06.2016 | 03:19

Un gol en propia meta del defensa Birkir Saevarsson, en el minuto 88, al tratar de sacar un centro casi sobre la línea de gol, frustró el sueño islandés que ya se veía en octavos, ronda que casi asegura Hungría con el empate. Hasta ese instante, la fiesta islandesa era completa, alimentada por otro error, en este caso del "abuelo" del torneo, el meta Gabor Kiraly, que primero despejó mal un balón y luego cometió penalti.

Pero pase lo que pase, el meritorio transcurrir del "strákarnir okkar" (nuestros muchachos) por la Eurocopa 2016 ya es histórico. Porque pocos apostaban que llegasen a la última jornada invictos. Aguantaron, además, en medio de un ambiente explosivo, jugando la segunda mitad ante la grada húngara, que encendió petardos, lanzó bengalas y obligó a que su capitán, Balazs Dzsudzak acudiese a su fondo a pedir calma para evitar la suspensión del encuentro.

Si ante Portugal, en su debut en la alta competición, los islandeses hicieron un meritorio ejercicio de resistencia, contra Hungría no sufrieron tanto. Bastó con darle al equipo del alemán Bernd Strock lo que no quiere; la posesión del balón.

En el minuto 31, el veterano Kiraly se agigantó ante Johan Gudmunsson, que se había plantado frente a él, y despejó el balón con la pierna, pero ocho minutos después despejó mal un saque de esquina y al tratar de enmendar el error trabó con el cuerpo a Ragnard Sigurdsson. El penalti lo ejecutó con acierto Sigurdsson para alimentar el sueño islandés y mantenerlo casi toda la segunda parte.Pero un ataque por la banda derecha, que no supo rechazar el meta Hannes Halldorsson, provocó el despeje fatal de Saeversson, obligado para evitar el remate final húngaro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine