ciclismo

Nibali hace saltar por los aire el Giro

- El italiano gana una etapa de locos en la que el líder Kruijswijk se fue al suelo - Chaves, nuevo maillot rosa

28.05.2016 | 04:56
Nibali apunta con sus dedos al cielo al ganar la etapa. // Efe

El italiano Vincenzo Nibali (Astana) no estaba acabado y resucitó con una gran exhibición que le condujo a la victoria en solitario en la primera etapa alpina, entre Pinerolo y Risoul, en cuya cima se enfundó la maglia rosa el colombiano Esteban Chaves (Orica), el corredor con el que hoy se jugará la victoria en la general de la ronda italiana. Alejandro Valverde se quedó fuera del podio.

En una etapa de las que hacen afición, el ciclismo mostró toda su crudeza. Nibali no estaba muerto ni el holandés Kruijswijk tenía la maglia rosa en el bolsillo. El líder cayó en la bajada del Agnello y allí empezó a esfumarse su sueño. Y ahí empezó el día de gloria del "Chavito" colombiano y del "Tiburón de Mesina", que aún no ha dado su último coletazo. Nibali rubricó a lo grande la estrategia del Astana, con Scarponi como escudero de lujo. El siciliano se marchó con Chaves cuando cayó Kruijswijk, y la persecución de la maglia rosa resultó un calvario. Infructuosa, mientras Valverde, intercalado, también se apuntaba a la lista de víctimas de la etapa.

Nibali remató a Chaves en el ascenso a Risoul, segundo y último puerto del día, Tres ataques y directo a meta, donde cruzó con 51 segundos sobre el español Mikel Nieve (Sky) y 52 respecto a Chaves. El grupo de Valverde, Urán y Majka a 2.14 y Kruijswijk, hundido, a casi 5 minutos.

La general se aprieta. El Giro sigue y decidirá la etapa que resta en los Alpes. Chaves, de 26 años, quinto en la pasada Vuelta con 2 triunfos de etapa y 6 días de líder, tiene a Nibali a 44 segundos, y a Kruijswijk a 1.05. Valverde a luchar por el podio desde la cuarta plaza a 1.48.

En la primera escapada del díaa se metió Michele Scarponi, un hombre de Nibali que se fugó de lejos en pleno ascenso para coronar en solitario la cima Coppi, a 2.744 metros, en un paisaje sobrecogedor entre la niebla y las paredes de nieve que flanqueaban la carretera. "Scarpa" honró a su legendario compatriota pasando en cabeza con 1.25 minutos sobre Mikel Nieve y Diego Ulissi.

Por detrás, en el grupo de favoritos, ya se había desencadenado la batalla. El Orica de Chaves mostró sus bazas. Si el ascenso lo hizo casi al completo el Lotto Jumbo de Kruijswijk, en los últimos kilómetros de los 21 de subida fue el colombiano quien trató de quemar las naves.

Un primer ataque a 6 kilómetros de la cima del Agnello hizo sufrir a todos los hombres de la general, menos a la maglia rosa, que no admite rebeliones, se muestra intratable con las alas del líder. Aguantaron todos, de momento.

El segundo arreón tuvo efectos devastadores. "El Chavito" volvió a arrancar y se fue con Kruijswijk y Nibali, mientras que Alejandro Valverde cedió de inmediato. El murciano se limitó a subir a su ritmo, pasando a medio minuto de sus rivales en la cima. Con la carrera rota, y ya en pleno descenso, Kruijswijk sufrió una espectacular caída que le dejó aislado. Al holandés le tocó perseguir, sin equipo, a unos enemigos que volaban camino del Risoul, ya en territorio francés. Poco después fue el ruso Zakarin quien se fue al suelo, en este caso con peor suerte: fractura de la clavícula izquierda y retirada.

La carrera rota hacia Risoul. Kruijswijk, en esfuerzo solitario, no tuvo otro remedio que dejarse la piel para tratar de enjugar los 2 minutos de retraso sobre el grupo de Chaves y Nibali, apoyados por compañeros que iban en la fuga inicial, como Rubén Plaza (Orica) y Scarponi, que se dejó cazar cuando supo que el jefe de filas llegaba con ventaja sobre el líder.

Último puerto

Valverde, a 17 de meta viajaba intercalado, a 45 segundos de sus enemigos, acompañado por un Movistar, José Herrad y por el colombiano Urán y el polaco Majka. En cabeza aguantaba aún el belga Maxime Monfort (Lotto Soudal), que se presentó en solitario al pie de Risoul, casi 13 kilómetros al 7 por ciento.

Último y angustioso tramo para Kruijswijk, quien casi a 3 minutos de sus rivales directos veía peligrar la maglia rosa. Scarponi volvía a dejarse la piel por Nibali, tirando del grupo a un ritmo devastador y alcanzando a Monfort a 10 km. de meta.

Se olía el vuelco en la general. Sufría el líder, solo contra el mundo. Por si fuera poco para el holandés, Nibali, esta vez pletórico, abrió gas a tope hasta en tres ocasiones antes de soltar a Chaves a 5 de la cima. La versión devoradora del "Tiburón" en su máxima expresión, la de la ambición máxima, del todo o nada.

Una subida apasionante con todo el Giro en juego. El líder al filo de guardar su renta de 3 minutos, Valverde a punto de perder el podio, Chaves tras el rosa, y Nibali a la desesperada con los dientes afilados, lanzado en los últimos kilómetros, ya sin rival.

Nibali, del selecto club de seis corredores que han ganado las tres grandes, no dio opción. Directo hacia su sexta etapa del Giro, su carrera, con la que tenía una deuda tras sus últimos desfallecimientos. Premio para el campeón de Italia, maglia rosa para Chaves, Valverde se dejó un escalón del podio en la primera jornada alpina y Kruijswijk probó la parte más ingrata del ciclismo. ¿Adiós a un sueño? El Giro, si se caracteriza por algo, es por su capacidad para la sorpresa. Y resta otro "etapón". Hay carrera. En un minuto están los tres primeros y hoy espera una tortura de etapa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine