Mallo acaricia un sueño

El lateral de Marín podrá por fin defender la camiseta celeste frente al Deportivo en Riazor, como soñaba de pequeño

18.11.2015 | 02:21
Hugo Mallo, durante un ejercicio, ayer en A Madroa. // José Lores

Hugo Mallo acaricia un sueño que lleva persiguiendo años, desde que muy joven se enfundó por primera vez la camiseta del Celta. Pese a ser uno de los referentes del equipo que logró el ascenso y se consolidó luego en Primera División el zaguero marinense nunca ha podido defender los colores de su equipo en el campo de su acérrimo rival.

"Jugar un derbi en Riazor es un sueño. Todos los jugadores de la cantera queremos jugar este partido y yo, por desgracia, hasta ahora no he podido jugarlo en el campo del Deportivo. Personalmente será un momento muy especial y bonito, será un gran recuerdo", confesó ayer el futbolista celeste tras el entrenamiento matinal celebrado por el Celta en las instalaciones de A Madroa. Siete temporadas nada menos, desde que Eusebio lo reclutó para el primer equipo, lleva Mallo aguardando por poner vivir el clásico gallego sobre el césped de Riazor. Se lo perdió en Segunda División por culpa de una convocatoria de la selección española sub 21, de la que fue asiduo un tiempo, y tampoco pudo participar en el del regreso a Primera, del que sí fue en cambio desafortunado protagonista extradeportivo cuando viajó a Riazor con una peña celeste exhibiendo carteles ofensivos hacia el rival e increpó en la grada a los seguidores rivales. El zaguero céltico, que en su momento pidió perdón por su inaceptable comportamiento, espera que ese lamentable incidente se haya olvidado. De hecho, no espera ser mal recibido el próximo sábado en el coliseo herculino. "El año pasado ya estuve allí y la gente se portó bien. Espero un recibimiento normal, como a cualquier otro compañero", declaró en rueda de prensa.

La pasada campaña Mallo también vio los toros desde la barrera por culpa de otra lesión, aunque mucho menos grave. Acaso por ello el lateral céltico cruza los dedos para que nada le impida vestirse este sábado de corto en Riazor. "Todo apunta a que este año sí jugaré, pero aún quedan días y toco madera porque nunca se sabe lo que puede pasar", apuntó.

El jugador celeste espera en todo caso que el derbi se desarrolle sin incidentes entre las dos aficiones y recordó que ya el disputado el pasado año fue más tranquilo que los celebrados en ocasiones precedentes. " Cometeríamos un error si pasara algo, las aficiones tienen que disfrutar, convertir este partido en la fiesta de nuestro fútbol. Sería bonito que las aficiones de los dos equipos pudiesen esta mezcladas como sucede con los equipos vascos", deseó.

Hugo Mallo subrayó, por otra parte, la mejoría experimentada por el Deportivo, del que destacó a Lucas Pérez, un atacante que, a su juicio, "está marcando la diferencia". El lateral céltico reconoció que ha soñado más de una vez que marcaba en Riazor, aunque se conforma esta vez con sumar un triunfo en un partido "sin favorito" que pronostica "muy igualado". "El derbi es un partido diferente en el que no importa la clasificación. A los dos nos va a costar ganar", auguró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine