El Céltiga no consigue despegar

Fede marcó el tanto del empate ante el Órdenes a los siete minutos de juego

18.03.2013 | 08:20
Un jugador del Céltiga conduce el balón durante el encuentro de ayer ante el Órdenes. // Iñaki Abella
Un jugador del Céltiga conduce el balón durante el encuentro de ayer ante el Órdenes. // Iñaki Abella

Céltiga 1
Vila, Janeiro, Óscar Río, Unai, Sombri, Groba, Berto (Rubén, m.64), Jacinto, Fede (Alex, m.85), Breogán (Beni, m.45) y Juanito.
Órdenes 1
Mario, Jesés, Rubén, Antonio, Baleato, Nacho, Alex Castro, Álvaro, Cea, Cabrejo y Capelo.
Goles: 0-1, m.3: Capelo. 1-1, m.7: Fede.
Árbitro: Bilbao Vizcaino, auxiliado por Rañón y Rodríguez. Amonestó a los locales Óscar Río, Groba y Rubén, así como a los visitantes Jesús, Baleato y Nacho. Incidencias: Partido disputado en el Salvador Otero de a Illa de Arousa, alrededor de 400 espectadores.

El Celtiga vuelve a empatar en su feudo, esta vez ante un Ordenes que estuvo mas cerca de llevarse los tres puntos, ya que en la segunda mitad fue superior a los locales.

El partido tuvo un comienzo trepidante, ya que en el minuto tres, Capelo adelanto a los suyos tras una gran jugada con Nacho.

Duro mazazo para un Céltiga que tardo poco en recuperarse, ya que en el minuto siete lograría la igualada al rematar Fede un gran pase de Breogan al corazón del área.

A raíz del empate, la contienda se igualó, y el dominio fue alterno. Los dos equipos llegaban al área rival con relativa facilidad, pero en el último pase las defensas se imponían sobre los atacantes, llegando al descanso con empate en el marcador. , el jugador local breogan sufrió un esgince de tobillo , y aunque continuo sobre el césped , en el intermedio fue sustituido por Beni.

En la reanudación, el Ordenes demostró ser un conjunto muy fuerte en la zona ancha, llevando la línea de presión muy arriba, lo que ahogó a los locales, que acusaron en exceso la baja de Breogán.

El juego cambio totalmente con lo visto en el primer tiempo, y los locales se limitaron a defender con uñas y dientes el empate, tirando más de casta que de juego.

Las ocasiones fueron mermando y el dominio visitante inclinaba la balanza claramente hacia la victoria rival, pero este dominio no se traducía en ocasiones claras de gol. Tan solo un disparo lejano al palo de Nacho hizo temer lo peor a la afición local. Se llegó al final de los noventa minutos de juego con el empate a uno cosechado durante los diez primeros minutos.


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine