ciclismo - El juicio de la Operación Puerto

´Saludo a todos los que nos escuchan´

Fuentes intuía que estaba siendo grabado - Tuvo problemas de dinero con su socio

07.03.2013 | 07:39

La segunda sesión de audiciones en el juicio de la Operación Puerto, grabadas entre el 17 y el 22 de mayo de 2006 -Eufemiano Fuentes fue detenido el 23-, confirmaron que el médico era consciente de que uno de sus teléfonos estaba intervenido. "Saludo a todos los que nos escuchan. Esto es una grabación de prueba que estamos ensayando dos amigos para si quieren organizarnos alguna broma", dijo Fuentes durante un diálogo con un corredor vasco, que le llamó para preguntarle cuándo iba a recibir un "yogurcito", que le "vendría muy bien".

Fuentes, que le indicó que debía "diluirlo en una botella de medio litro de agua, con un poquito de sal, y beberlo directo", se despidió de su interlocutor en euskera, antes de enviar un sms a Ignacio Labarta -acusado junto a Fuentes, la hermana de éste, Yolanda, Vicente Belda y Manolo Saiz-. "Me acaba de llamar 'el uno' para hacerme la preguntita de cada día", escribió Fuentes. Es una de las claves asociadas a Unai Osa.

Otro nombre que sobrevoló la sala fue el José Antonio Escuredo, seleccionador de pista en el último Mundial, tras la reproducción de un diálogo del 16 de mayo de 2006 entre Fuentes y un corredor llamado "Jose", que cuenta que unas semanas antes había conseguido la plata en unos Mundiales. "Lo que tú me habías encargado ha llegado ya", dijo Fuentes al pistard. Éste llama desde un teléfono con prefijo de Gerona (972), donde Escuredo nació, y da detalles de la plata que coinciden con la ganada por el ciclista en 2006 en los Mundiales de Burdeos.

El tercer aludido, del que se habló con nombre y apellido, fue el colombiano Santiago Botero, a quien Fuentes recomendó que esperara a terminar una etapa de la Vuelta a Cataluña 2006 para seguir con su tratamiento, porque "después de una etapa muy dura sienta mejor".

Las escuchas reflejaron que, en vísperas de su detención, Fuentes comentó a Labarta la posibilidad de entregar al director deportivo Manolo Saiz los productos que éste le pedía en cantidad menor a la solicitada porque le debía dinero y que tenía algunas diferencias con su socio el hematólogo José Luis Merino. "Ha habido un malentendido", dice el 20 de mayo de 2006 Fuentes a Merino, al que pide que le acompañe a la cita que ha concertado con Saiz, al que se refiere como 'el gordo', para que compruebe en persona que no se ha quedado con parte del dinero ocultándoselo a su socio. Fuentes comenta: "El martes le voy a preguntar (a Saiz) ¿tú qué me has pagado? Quiero que me lo diga delante de ti. Yo no te hago una jugada de esas. No me compensa, ni por esos 9.000 euros ni por los otros 5.000 que te he prometido".

"Te doy mi palabra de honor de que yo nunca he recelado de ti. Yo no soy avaricioso ni nada", responde Merino, que insiste: "Veinte años llevamos juntos".

Dos días después Fuentes comenta esa charla con Labarta, aunque adorna su versión. "'Obelix' -apodo de Merino, ya que Fuentes era conocido como Asterix- se me deshace en disculpas, que no quiere perder el último gran amigo que le queda, que igual se precipitó...", dice el médico. Merino fue excluido de la causa por padecer alzheimer.

Las conversaciones escuchadas ayer también han revelado que, pese a que declaró que desconocía la trama de dopaje que dirigía su hermano, Yolanda Fuentes le hizo de intermediaria con algunos corredores.


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine