Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Virtudes terapéuticas de la fe

El creyente

Anthony Bajon, protagonista de "El creyente". / Surtsey Films

Anthony Bajon, protagonista de "El creyente". / Surtsey Films

Si la fe mueve montañas, qué no hará con las modestas voluntades humanas... En el cine no siempre salen bien parados los grupos religiosos de apoyo terapéutico (vésase "Identidad borrada"), pero Kahn se inclina por una versión más bondadosa del colectivo espiritual en el que se refugia su protagonista, un joven que busca superar su drogadicción y por reconocerse a sí mismo. La principal baza de "El creyente" es Anthony Bajon, premiado en Berlín, por cuyo rostro desfilan todos los rostros, desde la desesperación al consuelo, pero su papel tiene sentido porque un coro de voces sirve de espejo a la suya. Es una pieza modesta, pero cautivadora y digna.

Compartir el artículo

stats