12 de abril de 2013
12.04.2013
La opinión del experto

Los mitos del embarazo

Muchas futuras madres suelen vivir el proceso de gestación en un estado de ansiedad, dudas y estrés

14.04.2013 | 08:25
Muchas futuras madres viven el proceso de gestación con ansiedad

Los mitos más comunes

  • Si tienes la tripa en pico será varón; si la tripa es redonda, será niña. Falso. Ni los síntomas ni la forma del vientre determinan el sexo del bebé.
  • Si se niega un antojo a una embarazada, el niño saldrá con una mancha en la piel. Ningún estudio científico ha demostrado que exista una relación entre cumplir los antojos de una embarazada y la aparición de manchas en el futuro bebé.
  • Si tienes acidez, el bebé nacerá con mucho pelo. Esta afirmación es absolutamente falsa. Los motivos de la acidez son hormonales y fisiológicos, nada más.
  • El embarazo dura 9 meses. En realidad, dura aproximadamente 40 semanas, aunque se considera normal si el parto se produce entre la semana 37 y la 42
  • No es bueno teñirse el pelo si estás embarazada. Es falso. Es cierto que es más recomendable que uses tintes naturales y sin demasiadas sustancias químicas, pero el bebé no se verá afectado aunque te tiñas el pelo.
  • Durante el embarazo hay que comer por dos. Hay que comer alimentos saludables. La clave está en la calidad, no en la cantidad. Lo ideal es tener una ganancia de peso progresiva de entre 8 a 12 kilos.
  • No hay que mantener relaciones sexuales. Falso. Si no existe una contraindicación médica, las embarazadas pueden mantener relaciones sexuales con normalidad.
  • Las embarazadas no se pueden bañar. Hasta que no se desprende el tapón mucoso, en la parte final del embarazo, no existe ningún riesgo por bañarse. Posteriormente, sí se recomienda ducharse para evitar infecciones.
  • No es recomendable hacer ejercicio. Nada más lejos de la realidad. El ejercicio moderado es muy recomendable, tanto antes como después del parto.

Las madres primerizas suelen vivir en un estado de ansiedad, dudas y estrés frecuente. Monopolizan su vida, y la de su círculo más cercano con su gestación y a menudo presentan miedos y fobias que se engrandecen conforme pasan los meses hasta el parto.

Además de la necesidad de dismitificar un proceso natural y tan antiguo como la propia humanidad, estas mujeres necesitan oír que todo saldrá bien y resolver las dudas propias de su salud.

La matrona Yolanda Espinosa de los Monteros asegura que son muchos los miedos a los que se enfrentan las embarazadas, y que la mayoría de estos giran en torno al parto y la salud del feto. "Se preguntan si hacen lo correcto para que el producto del embarazo sea bueno", asegura la experta, que advierte de que la sobreinformación a la que se ven sometidas estas mujeres con Internet les incrementa los temores.

Epidural sí o no

De hecho, la mayoría de ellas presenta dudas a la hora de dar a luz y "terror" al dolor. "Casi todas optan por parto con epidural casi ninguna se plantea parir sin eso", dice.

Tras más de treinta años asistiendo partos, esta especialista recomienda que cada una debe elegir la opción que más le convenga, aunque recuerda que emplear esta anestesia puede acarrear el uso de forcex o de la ventosa.Además, señala, "la vivencia del parto es diferente".

Aún así, recuerda que cada alumbramiento es un mundo y que el umbral del dolor es único en cada persona. También indica que como todo en la vida, la epidural puede tener efectos secundarios, pero recuerda que nunca los tiene sobre el bebé.

En España, alrededor del 80% de las mujeres optan por esta anestesia, cifra que se acerca al 100% en el caso de las clínicas privadas. Otro de los miedos más frecuentes que le presentan las mujeres en las charlas es el temor a que les hagan una episiotomía, una incisión quirúrgica en la zona del perineo femenino que a veces es inevitable practicar para el expulsivo.

Aún así, la matrona reconoce que España se encuentra un poco por encima de la media recomendada –20%– y que, de unos años para acá, se ha desgeneralizado su uso, antes sistemático.

Cesáreas

Pese a que pueda parecer lo contrario, la mayoría de embarazadas no temen a las cesáreas, cuyo uso ha aumentado en los últimos tiempos, superando el 15% recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aún así, Espinosa de los Monteros reconoce que la tendencia actual es la de disminuir esta técnica, cuyo uso está más generalizado en las clínicas privadas.

Alimentación

Otra de las dudas que suelen presentar estas mujeres son referidas a la alimentación. Suelen temer a la toxoplasmosis, una enfermedad causada por un parásito que suele hallarse en las carnes crudas o el jamón. "Si quien la padece no está gestando no pasa nada, de hecho apenas hay síntomas, pero si por el contrario se está embarazada hay que tener cuidado, se puede transmitir al feto", relata.

Lactancia

Una vez pasado el proceso del parto, llega la eterna duda de la lactancia. Asegura que muchas madres presentan inseguridad ante este método de alimentación natural, y afirma que aunque ella siempre la recomienda, cada caso es un mundo y hay mujeres que no pueden por motivos profesionales o personales.

"La recomiendo porque tiene beneficios que la artificial no, pero si tienes decidido que la lactancia será artificial, hay que decirlo en el hospital para que la retiren", añade. Además, la matrona recuerda que la tendencia actual es la de fomentar la lactancia materna, incluso la de largo recorrido, cuyos frutos son mundialmente conocidos.

Sexo durante el embarazo

Es la eterna pregunta. Todas las parejas preguntan en al menos una ocasión a su ginecólogo o matrona si durante el embarazo pueden mantener relaciones sexuales. La respuesta siempre es la misma: Sí, a no ser que haya contraindicación como manchado. Sin embargo, muchas parejas no se quedan conformes y siempre tienen la duda.

La matrona Yolanda Espinosa de los Monteros asegura que es una de las dudas más frecuentes. Además, asegura que es la típica pregunta que hace la pareja. "Temen dañar al bebé o a la madre, pero es muy natural", asegura. En este sentido, la especialista insiste en que el embarazo es un proceso fisiológico para el que la mujer está absolutamente preparada. "No estamos enfermas", arguye. Por eso, apunta a que durante el embarazo la sexualidad debe ser lo más saludable posible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine