25 de noviembre de 2012
25.11.2012
Consejos

Cinco claves para una jubilación sana

Seguir estas recomendaciones mejorará la calidad de vida de nuestros mayores

25.11.2012 | 09:00
Claves para una jubilación sana.

Con el aumento de la esperanza de vida, tras la jubilación, todavía queda mucho por vivir y este puede ser el momento idóneo para hacer todas aquellas cosas que quedaron pendientes en el pasado. Es el momento de decir adiós a la dictadura del despertador, a las prisas, al jefe, a las reuniones, e iniciar una etapa de bienestar, de dedicarse tiempo a uno mismo, a los seres queridos o a las aficiones abandonadas.

No se puede negar que el momento de la jubilación coincide con una edad en la que el organismo humano inicia un deterioro gradual pero, al margen de las condiciones físicas y mentales en las que cada individuo haya llegado a los 65 años, hombres y mujeres presentan similares condiciones de salud. Sin embargo, los hombres afrontan este proceso con mayor ansiedad que la mujer, quien tiende a compatibilizar su vida laboral con otros quehaceres y, cuando llega la hora de jubilarse, todavía sigue teniendo muchas cosas en las que pensar.

El hombre, en cambio, acostumbrado a establecer su círculo social en torno a su puesto de trabajo, suele asociar este momento a la vejez y es habitual que cuando se ve obligado a cambiar de vida, se sienta viejo, solo y aislado de la sociedad e inicie un deterioro físico y mental totalmente innecesario.

Existen cinco claves para afrontar la jubilación de una forma más saludable:

_Cuidar el cuerpo
Por lo general, el hombre tiende a abandonarse y a cuidarse menos en esta etapa, lo que puede traer consigo trastornos alimenticios, como la obesidad o la malnutrición, agudizados por otros problemas dentales propios de esta edad. También, con el cambio del estilo de vida, suelen modificarse los patrones del sueño y cerca de la mitad de las personas mayores de 65 años experimentan insomnio, despertares frecuentes y sueno fragmentado.

Por ello es muy importante generar hábitos de vida saludables como dejar de fumar o de beber, alimentarse correctamente, realizar actividades físicas como salir a pasear, a hacer la compra, etc.

_Cultivar la mente
La actitud lo es todo y empezar el día con optimismo ayuda a prevenir males mayores. No es de extrañar que muchos hombres, experimenten tras la jubilación trastornos psicológicos como la depresión, la ansiedad o la angustia. Es frecuente también sentirse invadido de una gran tristeza, acompañada a menudo de cierta apatía y sedentarismo.

A veces, también ocurre a la inversa y la depresión es fruto del padecimiento de otra enfermedad o de las limitaciones físicas y mentales características del propio proceso de envejecimiento. Sea cual sea el motivo, sentirse bien con uno mismo, mantener el buen humor y una actitud positiva ante la vida suelen ser los mejores aliados para disfrutar de calidad de vida tras la jubilación

_Mantenerse activos
Estudios recientes demuestran que el sedentarismo aumenta entre tres y cuatro veces el riesgo de mortalidad y las hospitalizaciones, por lo que la mejor forma de preservar la salud y de combatir la fragilidad es practicando ejercicio físico.

Otra forma de mantenerse activo, es hacer planes, viajar, apuntarse a actividades, ahora que se dispone de tiempo para dedicarse a aquellas cosas que, por múltiples obligaciones, se han ido aplazando durante la vida laboral.

_Retomar las relaciones sociales y de pareja
Es el momento de retomar las relaciones sociales, de recuperar viejas amistades, de establecer nuevos vínculos con los hijos, con los nietos y sobre todo, de reiniciar una nueva forma de relación con la pareja. La posibilidad de seguir manteniendo relaciones sexuales es algo que suele preocupar a los hombres llegados a esta edad. Tener una vida sexual plena y satisfactoria en la jubilación no solo es posible, sino también bastante aconsejable para ambos miembros de la pareja. Para ello, todos los hombres mayores de 60 años, deberían realizarse una revisión anual de la próstata que permita obtener un diagnostico precoz y prevenir cualquier posible disfunción.

_Pedir ayuda
En su visita al médico, los varones de esta edad les cuesta reconocer sentimientos como la tristeza o la soledad y suelen centrarse únicamente en los síntomas físicos, enmascarando la causa del problema. Por ello, es importante acudir a un centro médico especializado en salud masculina, que permita abordar de forma multidisciplinar el cuadro clínico de cada paciente, para dar con la solución mas acertada según el caso.

A partir de los 65 años, se aconseja realizar un chequeo médico anual, que permita prevenir las enfermedades más comunes y que contemple analíticas, controles de la tensión arterial, vacunas, revisiones dentales, de la vista y el oído, entre otras pruebas diagnosticas.

El bienestar en la jubilación depende, principalmente, de cómo se hayan preparado durante los años previos, para afrontar esta situación y de la atención que se preste al cuidado de la salud a partir de este momento, pero es muy importante cuidarse y poner en práctica estas recomendaciones para añadir anos a la vida y calidad de vida a esos años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook