Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Animales

¿Cómo adoptar un gato? Cinco cosas a tener en cuenta

A la hora de adoptar a un felino, hay que buscar a uno que se adapte a tu forma de vida y a cómo eres

Claves a tener en cuenta para adoptar un gato.

"Él nunca lo haría". Y es verdad que no. Este sábado se celebra el Día Internacional del Animal Sin Hogar, una efeméride que cada año nos recuerda que cientos de miles de animales -sobre todo perros y gatos- son abandonados en vacaciones.

Por contra, un alto porcentaje de ellos son adoptados con éxito.

Pero adoptar a un animal abandonado requiere de paciencia y cariño. Y conocer la personalidad de la mascota, que muchas veces viene determinada por su raza.

Por ejemplo, lo primero que hay que tener en cuenta al ir a adoptar un felino es que los gatos no tienen dueño: son animales que permiten que les des alimento y cobijo y, con suerte, permitirán que les acaricies y juegues con ellos, pero siempre cuando ellos quieran y el tiempo que ellos determinen. Y cuando así lo deseen, no podrás hacer otra cosa: ni mirar el móvil -que te apartarán con la pata- ni cualquier otra acción que no sea la de rascarles o hacerles mimos. Es decir, en realidad no adoptas un gato, sino un compañero de piso que, sobre todo al principio, no responderá cuando se le llame y solo aparecerá a la hora de la comida.

Pero el amante de los gatos comprende que los felinos necesitan soledad e independencia y tiene asumido que hará siempre lo que quiera. Aun así, los felinos llegan a establecer relaciones de amistad con su amo, una relación que hace que el animal prefiera vivir en la casa de su dueño a separarse de él. Y también hay que tener en cuenta que no todos los gatos son iguales.

“Hay gatos muy independientes, pero también los hay dependientes”, opina Àlex Salvador, coordinadora de El jardinet dels gats, una entidad sin ánimo de lucro de Barcelona que se dedicada al cuidado y protección de los gatos callejeros y abandonados. “Hay que saber cómo es cada persona, cómo es uno mismo, y adoptar un gato que se adapte a tus necesidades”, continúa Àlex Salvador.

Sin embargo, para esta experta en felinos, hay unas pautas básicas a seguir si se quiere adoptar a un gato.

Responsabilidad

"Lo primero que hay que tener en cuenta es que los gatos son animales que pueden llegar a vivir 10, 15 y hasta 18 años" de media, asevera Salvador. Es básico, por tanto, "reflexionar y ser responsables, teniendo en cuenta que nuestra vida puede cambiar mucho en todos esos años". Hay que ser conscientes, también, que aunque son animales que pueden quedarse solos en casa un par de días, siempre bien provistos de alimento y agua, no es conveniente dejarlos desatendidos mucho más tiempo, por lo que hay que llevárselos de vacaciones o dejarlo a cargo de un cuidador, ya sea profesional o una amistad o familiar.

Protección

Los gatos son animales muy ágiles. Es muy importante, igual que cuando se tiene un niño pequeño, poner protecciones para que nuestra mascota no se pueda lastimar. “Es fundamental proteger balcones y ventanas con redes, mosquiteras o mallas transparentes”, explica Salvador, algo que no todos los adoptantes tienen presente. Tampoco es mala idea evitar dejar objetos cortantes (esquineras afiladas o clavos sueltos, por ejemplo) u objetos en encimeras que pueda tirar y con los que posteriormente se pueda herir, ya que las almohadillas de los felinos son muy delicadas.

Adaptación

Ligada a la protección, la adaptación supone “que tenga un espacio propio” dentro del nuevo hogar y de la nueva familia. “No es lo mismo que una persona sola adopte a un gato que si lo hace una familia con niños y/o con otro animal, ya sea gato, perro o cualquier otra mascota”, cuenta Salvador. En este apartado, cabe recordar que es mejor tener dos gatos en vez de uno y que, contrariamente a lo que se piensa, “un gato y un perro pueden convivir”, explica la responsable de El jardinets dels gats, pero para ello “previamente deben conocerse y respetarse”.

Economía

Cuidar a una mascota supone un gasto. Hay que llevarla regularmente al veterinario, ponerle vacunas, tiene que tener un espacio propio, una buena alimentación… No es un dispendio excesivo, pero solo en comida un gato adulto de 4 kilos puede llegar a comer unos 30-40 euros mensuales, teniendo en cuenta que tienen que tener comida (y agua) siempre disponible. A ello hay que sumarle la arena, que tiene que mantenerse limpia y cambiarse con cierta frecuencia, bebederos situados en distintos puntos de la vivienda, juguetes…

Dedicación

Los gatos son animales comúnmente independientes, pero hay grados. Y, como sucede con las personas, hasta los más independientes necesitan interactuar con sus cuidadores de vez en cuando. A la hora de adoptar a un gato, hay que buscar a uno que se adapte a tu forma de vida y a cómo eres. “Muchas personas creen que, como no es necesario sacarle a pasear o a hacer sus necesidades, como sucede con los perros, sus cuidados se limitan a cambiarle la arena y a darle de comer y beber”, asegura Salvador. “Y no solo es eso: un gato necesita interactuar con el resto de habitantes de la casa y jugar y recibir mimos”, concluye.

Así pues, si estás decidido a adoptar a un minino, debes tener en cuenta las reglas básicas y ponerte en contacto con una asociación como El jardinet dels gats, que se preocuparán por buscarte al animal que más se adapte a tus característica y forma de vida y con el que puedas congeniar más.

Después de entrevistas con todas las personas que habiten el hogar (niños incluidos, precisa Salvador), se inicia un proceso “de preadopción, que puede durar mes o mes y medio”, en el que la entidad acostumbra a hacer seguimiento de cómo está el felino. Aunque el seguimiento, en el caso de El jardinet dels gats al menos, dura toda la vida. “Hacemos un par o tres de contactos anuales” para saber, tras esa preadopción, “cómo está el gato y cómo se adapta toda la familia a ese nuevo habitante”, finaliza Salvador.

Compartir el artículo

stats