Lo anunció el propio Kiko Matamoros hace dos semanas. El día 22 pasaría por quirófano para mejorar su aspecto físico y someterse a una marcación abdominal con la que presumir de 'six pack' este verano. Y dicho y hecho, este martes, con puntualidad británica, el colaborador de 'Sálvame' ha llegaba a su clínica estética de cabecera acompañado por su novia, Marta López, sin rastro de nervios por esta nueva operación.

Coqueto y presumido, Kiko ha admitido en más de una ocasión que se ha gastado un dineral en su físico, algo que, confiesa, "ha merecido la pena". "Hay pocos de 64 años que puedan decir que están como yo. Estoy contento. Me machaco en el gimnasio y cuido la alimentación, pero es una ayuda", señalaba en su programa tras desvelar en qué consistía su nuevo retoque estético.

Una marcación abdominal, a la que hace un año se sometió su hijo Diego y que no es otra cosa en palabras del propio Kiko que "una liposucción donde te extraen grasa y te dan la forma de tu abdominal para que la piel quede pegada y en su sitio".

Visiblemente tranquilo, el colaborador ha llegado a la operación de la mano de su novia, Marta López, que admitiendo que Kiko es muy cabezota, confesaba apoyarlo en este nuevo retoque estético: "Que se haga lo que quiera. Yo ni entro ni salgo porque este es un tema perdido".

El aspecto de Kiko Matamoros no para de dar que hablar. Hace unos días aparecía en una información exclusiva para la revista Lecturas sobre su casa-palacio del siglo XVII en el que vive desde el pasado febrero junto a su pareja, Marta López Álamo. Pero no fue la vivienda de lujo madrileña del colaborador de Sálvame la que despertó las mofas en redes sociales, que consideraron excesivo el retoque de Matamoros.

Kiko Matamoros, visiblemente rejuvenecido en la portada de la revista Lecturas Twitter