Desnudo sobre el suelo y envuelto en plástico para no dejar rastro de las proyecciones de sangre de las patadas y puñetazos que sus agresores le estaban propinando en el interior de un domicilio del barrio de Delicias. Esa fue la situación que vivió un hombre natural de Barcelona y vecino de Zaragoza antes de que los tres jóvenes que le habían secuestrado y torturado le obligaran a grabar la autoinculpación de una violación. Malherido pudo huir y los supuestos responsables de esta extorsión acaban de ser detenidos por la Policía Nacional.

Los hechos que continúa investigando la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Jefatura Superior de Policía de Aragón tuvieron lugar el pasado 11 de septiembre, si bien el arresto de los tres individuos (A. C. M.; E. V. G. y A. I. R), todos ellos españoles, se produjo esta semana. Fue la propia víctima la que acudió a la comisaría, acompañada de su madre, para denunciar no solo este episodio en el que temió por su vida, sino que señaló que está sufriendo amenazas desde el mes de junio. Hasta ahora no se había atrevido a pedir ayuda. Señaló que en junio estuvo retenido tres días en el mismo domicilio, en el número 3 de la calle Eloy Martínez, y que no le soltaron hasta que su madre les entregó 250 euros en concepto de rescate. El rapto se produjo cuando se encontraba en un bar y también fue apaleado,

Muestra de la extorsión que está sufriendo es que al día siguiente del rapto que le hizo decir basta y en el que le obligaron a decir que había violado a una joven ante la cámara de un teléfono móvil, uno de los ahora detenidos le llamó y le amenazó con entregar la filmación en la Policía Nacional si no le daba 600 euros. No pudo conseguir nada más que 375 euros que le dio en mano a uno de los detenidos, según la denuncia de la víctima a la que tuvo acceso EL PERIÓDICO DE ARAGÓN en la que se destaca que un día llegaron a arrancarle un diente con un destornillador.

Detenidos tres jóvenes por el presunto caso de secuestro y tortura a un hombre en Zaragoza Policía Nacional

La víctima también contó a los agentes que un día iba andando y los tres arrestados le abordaron a la altura de la avenida Madrid y le empujaron al interior de un portal. Allí le quitaron la cartera, las llaves de su domicilio y el tabaco, mientras le amenazaron con unos cuchillos de cocina. De ahí le obligaron a ir hasta su casa. Allí se dividieron. Unos se quedaron con la víctima en el portal y otros subieron al piso y le revolvieron toda la casa en busca de dinero, según el denunciante.

«No encontraron lo que querían así que a punta de cuchillo me llevaron a casa de uno de ellos y allí llamaron a mi madre para exigirle 1.000 euros si querían ver a su hijo con vida y quedaron en un sitio», relató del denunciante, quien añadió que su madre solo pudo darles 300 euros. Sus raptores aceptaron la cantidad y le devolvieron al vástago, así como las llaves de la vivienda.

En otra ocasión asaltaron a la mujer cuando iba a entrar en su domicilio. Supuestamente le agarraron y le pusieron un objeto punzante a la altura del costado mientras le quitaban el monedero que llevaba encima. Luego salieron corriendo.

Estos episodios llevaron a la Policía Nacional a detener a tres vecinos de Zaragoza como supuestos autores de un delito de secuestro, extorsión, amenazas y lesiones. Y es que la víctima entregó varios partes del hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza con los que hizo constar las heridas que sufrió.

Los investigadores mantienen abiertas las pesquisas para tratar de saber qué hay detrás de estos secuestros y extorsiones, ya que el trasfondo podría ser una deuda por tráfico de drogas.

Los tres jóvenes, asistidos por los abogados Olga Oseira y Javier Caja, ya están en libertad provisional por orden del magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Zaragozana