El golpe contra el narcotráfico asestado a "Los Ferrados" en Poio, Pontevedra y Mos, con ramificaciones en Ourense y Ponferrada, ha culminado con la detención de 11 personas, informa la Guardia Civil. A los arrestados se les atribuye la pertenencia a un grupo criminal dedicado al tráfico de drogas y al blanqueo de capitales.

La operación, denominada "Rutenio-Butacar", se desarrolló la semana pasada con registros simultáneos en once viviendas, dos establecimientos dedicados a la venta de piezas de vehículos y dos gestorías.

El despliegue más importante se desarrolló en Campelo con una decena de vehículos policiales apoyados por un helicóptero en el entorno de unas viviendas en la calle Pedro Soto Couselo. El operativo se extendió a un chalé en Lourido y un edificio en la calle Castelao de Poio, mientras que en Pontevedra los agentes inspecionaban Desguaces A Raña en Vilafranca-Marcón, y propiedades en Campañó y la calle Teresa de Jesús Jornet.

"Los Ferrados", también conocidos como "los butaneros", gestionaban distintas "tapaderas" relacionadas con el mundo del motor y los desguaces, actividad que les "facilitaba el blanqueo de capitales" a la vez que "disponer de un gran número de coches que alternaban para dificultar la labor policial", detalla el Instituto Armado.

En los registros se decomisaron 27 kilos de hachís; 6 kilos de marihuana; diversas cantidades de cocaína, heroína y LSD; sustancias para alterar la droga; dos armas de fuego; más de 50.000 euros en efectivo; y varios vehículos. Además, en las gestorías se intervino numerosa documentación contable.

La investigación, dirigida por el Juzgado de Instrucción número dos de Pontevedra y por el Fiscal Especial Delegado Antidroga, se remonta a 2019. El grupo criminal poseía una estructura altamente jerarquizada y especializada, "destacando la violencia ejercida por sus integrantes".

Controlaban el transporte de hachís desde Marruecos hasta Pontevedra, donde "Los Ferrados" lo distribuían utilizando coches con doble fondo o caletas, "mecanismos de ocultación altamente sofisticados", destaca la Benemérita. Estos vehículos se acompañaban de "lanzaderas", que les abrían camino. El pasado verano tres personas vinculadas al grupo criminal fueron detenidas en pleno transporte de drogas (hachís y marihuana). Dos están en prisión tras imputárseles una retahíla de delitos como pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas, lesiones, amenazas y encubrimiento.

Este nuevo golpe al narcotráfico en Galicia se llevó a cabo de manera conjunta por la Unidad Orgánica de Policía Judicial (EDOA) de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, el ECO Galicia (Equipo contra el crimen Organizado) de la Guardia Civil, y la UDYCO (Unidad de droga y crimen organizado de la Policía Nacional de Pontevedra).