14 de septiembre de 2019
14.09.2019

La presunta asesina de Gabriel tardó tres horas en dejar la finca donde mató al niño

La Guardia Civil cuantifica la búsqueda del menor en 200.000 euros

14.09.2019 | 01:44

Tres horas son las que Ana Julia Quezada, acusada del asesinato del niño Gabriel Cruz, permaneció en la finca de Rodalquilar, en Níjar (Almería) en la que mató al pequeño el 27 de febrero del año pasado, según los datos telefónicos recopilados por la Guardia Civil.

Así lo declararon en el juicio dos agentes de este cuerpo, entre ellos un capitán que participó en el caso de Diana Quer, que solicitaron los datos asociados al número y terminal de la acusada, de los que dedujeron todas las llamadas entrantes, salientes, SMS y la antena telefónica a la que estuvo conectado el dispositivo.

Otros dos guardias que realizaron la inspección ocular del vehículo describieron cómo estaba el cuerpo del niño en el maletero y que dentro del coche hallaron un pañuelo de papel usado, unos guantes negros, un cubo de fregona y una mochila con varios juegos de llaves, la parte superior de una llave partida y medicinas.

Los agentes que hicieron la inspección de la finca de Rodalquilar dijeron que hallaron un martillo en la parte contraria a la alberca junto a la que fue enterrado Gabriel, un hacha, una pequeña mancha de sangre en la puerta que daba de la casa al jardín y un resto biológico en un interruptor.

Por su parte, el coronel jefe de la Comandancia de Almería, Arturo Prieto Bozec, declaró en la vista que la búsqueda del menor costó 200.203,38 euros, en una valoración de "mínimos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook