27 de noviembre de 2018
27.11.2018

Condenado a 10 años de cárcel por abusar sexualmente de su hijastra en Corcubión

La Audiencia le impone otros 10 años de libertad vigilada y alejamiento

27.11.2018 | 02:36

Un hombre acusado de abusar de su hijastra en la vivienda familiar del municipio coruñés de Corcubión, cuando la víctima tenía 12 años, ha sido condenado a diez años de cárcel y a otros diez de libertad vigilada por la Audiencia provincial de A Coruña.

La Sección Segunda del citado tribunal ha aceptado la petición de la Fiscalía de imponerle, además, la prohibición de comunicarse por cualquier medio con la víctima y de aproximarse a menos de 500 metros de ella durante diez años, así como a una indemnización de 10.000 euros por los daños morales causados.

Según el fallo, el hombre, condenado por un delito continuado de abusos sexuales a una menor, aprovechaba cuando su mujer, madre de la víctima, se ausentaba de la vivienda familiar para abusar de su hija. Los abusos se produjeron entre septiembre de 2013 y agosto de 2014, un periodo durante el cual el condenado también le habría realizado tocamientos a su hijastra mientras su madre dormía en otra habitación.

En los hechos probados se considera que en el año 2008 la niña, que tenía siete años, conoció al ahora condenado a través del juego online World of Warcraft. durante e cual él le preguntó su edad, de qué país era, si tenía hermanos...

La niña le respondió que sus padres estaban separados y él se ofreció a ser su "papá" en el juego. La madre de la niña, para vigilarla dentro del juego, creó un personaje y conoció al procesado, con quien mantuvo conversaciones durante dos años, hasta que en el año 20110 se trasladó a España con sus hijos para vivir con él, contrayendo matrimonio en 2011.

Según la sentencia, el hombre llevaba a la niña a la playa y al parque, era habitual que le diera masajes y se sentase en sus rodillas mientras él jugaba al ordenador. En septiembre de 2013 empezaron los abusos, que se mantuvieron durante más de un año.

El 31 de julio de 2014, la niña contó a su madre y a su hermano lo que ocurría. La menor ha precisado tratamiento psiquiátrico y sigue con tratamiento psicológico, además de padecer bloqueos, ansiedad y pesadillas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook