El beneficio del taichí contra el párkinson, demostrado

E También mejora la calidad del sueño y evita aumentar la medicación

Una clase de taichí para enfermos y familiares de párkinson, en Vigo.

Una clase de taichí para enfermos y familiares de párkinson, en Vigo. / Marta G. Brea / Marta G. Brea

Rafa López

Rafa López

Un nuevo estudio científico avala los beneficios del taichí contra el párkinson, la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente después del alzhéimer, y que padecen 160.000 personas en España, 13.000 en Galicia y unas 2.000 en Vigo. Pacientes y asociaciones llevan muchos años practicando esta arte marcial de origen chino para mitigar los efectos del párkinson. Ahora, una investigación realizada por investigadores de Shangái (China) sugiere que su práctica continuada puede frenar la progresión en los síntomas, retrasando además la necesidad de aumentar las dosis de medicación.

El taichí, según la definición de la Real Academia Española, es “un tipo de gimnasia china, de movimientos lentos y coordinados, que se hace para conseguir el equilibrio interior y la liberación de la energía”. Por sus características se puede practicar en todas las edades, y por ello es ideal para las personas mayores –aunque el párkinson no es una enfermedad exclusiva de la tercera edad– y suele realizarse de forma colectiva, tanto al aire libre como en interiores.

En el estudio, titulado “Efecto del entrenamiento de taichí a largo plazo sobre la enfermedad de Parkinson: un estudio de cohorte de seguimiento de 3,5 años”, los científicos de la facultad de Medicina de la Universidad de Shangái realizaron un seguimiento comparativo a dos grupos: por una parte, 143 personas que siguieron un entrenamiento de este arte marcial; y por otra, 187 que no lo practicaron y que sirvieron como grupo control. Los resultados se han publicado en la revista “Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry”.

Como explica a SMC José Luis Lanciego, investigador sénior del Programa de Terapia Génica en Enfermedades Neurodegenerativas en el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA, Universidad de Navarra), y que ha tenido acceso a este estudio embargado hasta hoy mismo, el grupo que practicó taichí lo hizo en dos sesiones semanales de una hora de duración asistido por un monitor especializado y con un seguimiento de cinco años, en tanto que el segundo grupo, considerado como grupo control, no recibió dicho entrenamiento funcional.

“El aspecto más relevante es la demostración de que dicha arte marcial aminora la progresión de esta enfermedad neurodegenerativa y, posiblemente debido a dicha evolución más lenta, se obtiene un beneficio global, con notables mejorías en numerosos indicadores y síntomas motores y no motores”, explica José Luis Lanciego.

El investigador recuerda que, al tratarse de un estudio observacional, es difícil establecer una correlación causa-efecto, pero considera que este trabajo “aporta evidencia sólida” y “demuestra que el entrenamiento sostenido de taichí consigue una notable mejoría sintomática, sostenida en el tiempo”.

Entre los beneficios demostrados, Lanciego destaca “una progresión más lenta de la enfermedad, especialmente reflejada en aspectos tales como sintomatología global, movimiento y balanceo”, así como “una menor necesidad de incrementar la medicación antiparkinsoniana con el tiempo y un menor deterioro cognitivo”. “También se observó una mejoría significativa en síntomas no motores tales como calidad de sueño y calidad de vida, todo ello conjuntamente con una menor incidencia de complicaciones colaterales (derivadas tanto de la progresión de la enfermedad como de la medicación a recibir)”, enumera.

Como recuerda este especialista, aunque el síntoma más llamativo del párkinson es el temblor –que no siempre aparece–, “el aspecto más debilitante de esta enfermedad es la rigidez”, por lo que “habitualmente los pacientes experimentan un notable alivio sintomático con intervenciones de fisioterapia y, de hecho, este tipo de programas se encuentran habitualmente disponibles en las asociaciones de pacientes que forman parte de la Federación Española de Párkinson”. Entre ellas, la Asociación Parkinson de Vigo, que ha programado desde hace años sesiones de taichí para pacientes y familiares.

Evento solidario

Por otra parte, la Asociación Parkinson de Vigo celebrará el próximo viernes, a las 16.45 horas, un evento solidario en Tintico (Navia) que presentará Carlota Corredera y en el que colaborarán el cantautor Andrés Suárez, el escritor Defreds, la tatuadora Nati Rey y muchas más personas y empresas colaboradoras.