La ministra de Sanidad, Carolina Darias, anunció ayer que se pedirá test negativo o pauta completa de vacunación a los viajeros procedentes de China, antes de que entre en vigor, el 8 de enero, la apertura de fronteras en el país asiático. La nueva restricción obedece a la preocupación existente en los países occidentales a que en China, que sufre en la actualidad una explosión de contagios debido a que ha puesto fin a la estricta política de restricciones que ha mantenido al país prácticamente aislado del virus, se genere una o varias variantes que puedan volver a reactivar el COVID en territorios donde, gracias a la vacunación y la inmunidad adquirida, está estabilizado y comienza a parecerse a una enfermedad endémica como la gripe.

Se entiende por pauta completa de vacunación el haber recibido las dos primeras dosis de la vacuna (en preparados bidosis) y se aceptarán todos los antígenos autorizados por la OMS, lo que incluye un varios sueros chinos autorizados para su uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud.

El tercer pinchazo se considera que es la primera dosis de recordatorio, mientras que el cuarto -recomendable para mayores de 60 años y abierto ya al resto de la población- equivale al segundo.

Darias anunció también que el Gobierno está trabajando en aprobar la resolución necesaria para exigir a los viajeros procedentes de China el certificado digital o equivalente, que es el documento que determina si una persona está vacunada con alguno de los sueros autorizados por la OMS. También se trabaja, junto con Aena, en realizar test de antígenos a la llegada de los viajeros a los aeropuertos y con el Ministerio del Interior para que se exija el certificado digital de covid en las fronteras terrestres o marítimas.

El certificado COVID europeo, que se exigió durante la fase más dura de la pandemia para viajar entre países de la UE, se actualiza con las dosis de refuerzo y se indica que la validez del documento caduca cuando hayan transcurrido 270 días desde la fecha de administración de la última dosis de la primera pauta.

El Ministerio de Sanidad impulsará también que a nivel europeo se exija a las personas procedentes de China el certificado COVID, una decisión que no se alcanzó ayer en una reunión de urgencia del Comité de Seguridad Sanitaria de la Unión Europea. Al término del encuentro, el Ministerio de Sanidad recomendó entonces a los viajeros que vayan o vengan de China que tengan la pauta completa y precaución pero ayer la ministra de Sanidad convocó a los medios de comunicación de urgencia, a las 9:00 horas, para anunciar la exigencia de test negativo y la pauta completa sin esperar a que los 27 tomen una decisión coordinada.

También Italia adoptó el miércoles una decisión parecida, lo que provocó la reunión en la UE en busca de una actuación coordinada. Y fuera de la UE son varios los países que exigirán un test negativo, como EEUU o Japón.

Ayer también se celebró la reunión de la Ponencia de Alertas, integrada por expertos del Ministerio y de las comunidades, para “compartir la información disponible” sobre la reunión del Comité de Seguridad Sanitaria de la Unión Europea, celebrada el jueves.

Ómicron BF.7: la variante que ha puesto en alerta al mundo

La evolución de la Ómicron BF.7 del COVID continúa causando estragos en China y tiene en vilo a la comunidad internacional. Esta última variante del virus tiene un índice de contagio más elevado que las anteriores, llegando a triplicar a la primera cepa de Ómicron. Asimismo, los periodos de incubación son más cortos y la probabilidad de recaída más alta que en otras subvariantes.

El sublinaje de la BA.5 parece estar detrás de la explosión de contagios que sufre China desde hace semanas, y que ha obligado a la población del país asiático a encerrarse en sus casas.

Rápida transmisión

Si algo distingue a Ómicron BF.7 de las variantes anteriores es su breve periodo de incubación y su rápida transmisión. Pese a causar los mismos síntomas que otros tipos de coronavirus (fiebre, dolor de cabeza y muscular, fatiga y mucosidad) los nuevos contagios notan antes la patología del virus. A su vez, la capacidad de recaídas tras pasar la enfermedad también es superior.

El 5,7 por ciento de las nuevas infecciones detectadas en España hasta el 10 de diciembre son causadas por BF.7.Por su parte, la opacidad de los datos emitidos por el Gobierno de Pekín supone una dificultad añadida para valorar la magnitud real de la situación, la cual se espera que evolucione con “nuevas mutaciones”, tal como declaraba ayer por la tarde el epidemiólogo Antoni Trilla en una entrevista en un medio televisivo.

La pandemia se cobró este mes la vida de 40 personas en Galicia

Cuarenta personas, todos mayores de sesenta años, han fallecido en Galicia con COVID a lo largo de este mes de diciembre. No significa que murieran por este virus, pues tenían patologías previas, pero sí se habían infectado y la dolencia pudo ser un agravante en su avanzada edad.

La cifra todavía es abultada, aunque en diciembre del año pasado, cuando aún convivíamos con restricciones, los fallecidos fueron más del doble en la comunidad: un total de 95. Todos los fallecidos en diciembre pasaban de 60 años. El más joven tenía 61 años y el más mayor, 97 años.

¿Y cómo está la situación en general en Galicia? El Servizo Galego de Saúde (Sergas) notificó ayer un repunte de los casos activos de COVID-19, que han vuelto a superar la barrera de los 2.000 en una jornada con 177 nuevos positivos. Asimismo, subieron de nuevo la cifra de hospitalizados, hasta los 264, siete más en 24 horas.

Según los datos del Sergas del viernes, actualizados a las 18,00 del jueves, los casos activos, es decir, personas que están padeciendo la enfermedad, han vuelto a crecer. Así, se sitúaban en los 2.196 en toda Galicia, 138 más que hace un día.

Los pacientes han crecido en todas las áreas sanitarias. En cabeza se sitúa la de A Coruña-Cee, con 552 pacientes en total (+16), seguida de la de Vigo 424 con (+35). Tras estas, están la de Santiago-Barbanza, con 282 (+13); la de Pontevedra-O Salnés, con 239 (+12); Ourense-Verín-O Barco de Valdeorras, con 264 (+24); Lugo-A Mariña-Monforte, con 246 (+30); y Ferrol, con 189 (+8).

Todo ello en una jornada en la que el Sergas ha detectado de forma oficial 177 nuevos positivos, la mayoría concentrados en las áreas de Vigo (36) y A Coruña (35). La de Santiago ha notificado 20 nuevos contagios, la de Lugo 30, la de Ourense 26, la de Ferrol 12 y la de Pontevedra 18.

En cuanto a los hospitalizados con COVID, han vuelto a subir hasta los 264, siete más. En concreto, son 257 en planta --siete más que hace un día-- y siete en unidades de cuidados intensivos.