“El ego es el causante de la mayor parte de nuestro sufrimiento. Lo he comprobado con mis clientes, no importa cuál sea el objetivo con el que llegan a mí”. Así lo afirmó ayer en Club FARO la coach de bienestar y paz interior María de Mondo, autora del libro “Yo, ego. Una guía para dejar de sufrir, conectar contigo mismo y alcanzar la paz mental” (Harper Collins).

En la charla que mantuvo con su presentadora en el acto, Paula Garabal, coach, escritora y maestra de Reiki, María de Mondo fue ofreciendo claves para identificar nuestro ego, saber controlarlo y conectar con nuestro ser interior de cara a alcanzas el bienestar emocional y la paz. Comenzó aclarando que el ego no es la prepotencia ni altivez con que se asocia comúnmente. Ni tampoco con el egocentrismo. “Es tu falso yo, un personaje que te has ido construyendo desde que naces y empiezas a recibir influencia externa, se construye con creencias del exterior que te hacen desconectar de tu verdadero ser, de tu esencia, y empiezas a vivir por y para los demás. El ego vive desde el miedo, en la zona de confort, y el ser vive desde el amor”, manifestó.

Para reconocer esa dualidad que “todos tenemos en la cabeza”, la coach aconseja a sus clientes ponerle nombre a cada una de ellas y comprobar cuál de esas dos “personas” es que la sufre: el personaje (el ego) o la persona (el ser). Posteriormente propone conectar con el verdadero yo: “Hay que hacer un parón, una toma de consciencia y replantearte todo lo que hay en tu interior: cuáles son creencias, prejuicios y etiquetas. Cuando hace esto, la gente se incómoda porque el ego se está rebelando”.

El método para reconectar con el ser se puede realizar a través de un ejercicio con varios pasos, según explicó la conferenciante. “Cuando tienes pensamientos que te generan ira, frustración o rabia, haz una pausa y pregúntate: ¿qué tendría que pensar de esto desde el amor? El ego es egocéntrico y se toma todo de forma personal. El ser te permite empatizar con la otra persona que te ha hecho daño, dejar tu ego a un lado y hacer que ese dolor desaparezca”.

En el proceso para cambiar creencias, la coach recomienda escribir los pensamientos que pasan velozmente por nuestra mente para así vaciar lo que llevamos dentro y “cuestionar cada frase que escribes desde tu ser. Y hacerlo todos lo días”, la reiteración es fundamental. La clave para discernir si habla tu ego o tu ser es saber que pensamiento, decisión o acción te da más paz”, añadió. “Cuando discutes con alguien es tu ego el que discute”, “los juicios siempre pertenecen al ego; el ser no juzga, el ser acepta”, fueron otras de las afirmaciones que fue vertiendo María de Mondo.

Otras formas que propician la conexión con el ser interior, según mencionó María de Mondo, son la meditación, el mindfulness, el contacto con la naturaleza, las actividades que conecten con tu creatividad y el diálogo con el niño interior, algo, esto último, “más complicado pero fundamental para salir del modo piloto automático”, según dijo.

Otra de los temas que abordó en su charla fue el fracaso, algo que ella misma dijo que no se permitía anteriormente en su vida. “El fracaso es solo que las cosas no salgan cómo tú esperas; somos perfectamente imperfectos y los errores significan que somos humanos”, expresó, al tiempo que recomendó bajar el nivel de autoexigencia con nosotros mismos ya que “todos somos válidos por el hecho de ser”. “El tener y el hacer pertenecen al ego”. En la parte opuesta, definió el éxito como estar en paz.

Antepuso el amor propio a la autoestima y explicó la diferencia entre ambos conceptos. La primera “es la valoración que haces de ti mismo y eso varía en función de tus valores, circunstancias y etapa vital”. “El amor propio es incondicional, me amo aunque cometa errores”.

Una “influencer” del bienestar emocional que prioriza su paz interior sobre todo

Cuenta María Mondo que en su “otra vida” estudió Derecho y Administración y Dirección de Empresas con la mentalidad de que esos estudios le permitirían tener un buen trabajo, comprarse una casa y tener una familia feliz. Pero enseguida se dio cuenta de que ese no era su rumbo. Con 24 años, empleo estable en el mundo del finanzas y muchos amigos tuvo una crisis existencial que le hizo replantearse su vida. “No era feliz, me costaba ir al trabajo, que me parecía un horror, y no estaba a dispuesta a conformarme con eso”, explica.

Fue entonces cuando decidió cambiar de rumbo emprendiendo un camino de introspección profundo para saber quién era realmente y qué quería hacer para así diseñar su vida de forma personalizada, priorizando su paz interior. Se fue a Argentina con un billete solo de ida a trabajar con niños como voluntaria y fue descubriendo qué le ocurría en la etapa anterior de su vida: “Vivía desde mi ego, influenciada y condicionada por el exterior, viviendo por y para él”, explica.

Su curiosidad y ganas de aprender la llevaron a formarse en coaching, mindfulness y psicología, ingredientes que la han convertido en influencer del bienestar emocional, pero , sobre todo, le han proporcionado una vida feliz y plena.

Actualmente, María de Mondo crea contenido, escribe, imparte talleres y hace sesiones de coaching enfocadas a que cada persona pueda encontrar su paz. También es madre de dos hijas a las que llama “mis maestras de vida”.

“Yo, ego” es su primer libro editado. Lo escribió par compartir sus conocimientos sobre la materia con el máximo número de personas, no solo con sus clientes.