La exposición Picasso branco no recordo azul, que se celebrará en el Museo de Belas Artes de A Coruña el próximo año, contará con 69 obras del artista malagueño procedentes de los museos dedicados a sus creaciones y que están emplazados en Málaga, París y Barcelona. Habrá también piezas que lleguen desde el museo Reina Sofía, en Madrid, que es donde se expone de forma permanente el Guernica, y también del Museo Picasso de Antibes, una localidad francesa, donde Picasso se dedicó a pintar en un castillo.

‘Maya a la poupée’, óleo sobre lienzo.

Esta relación de casi setenta obras consta en la licitación pública que ha abierto la Consellería de Cultura, Educación, Formación Profesional e Universidades –con un precio máximo de 233.092,39 euros– para el traslado de 115 elementos que formarán parte de la exposición. En este punto, podría todavía sufrir alguna modificación. Con esta muestra, impulsada por la Xunta y comisariada por Antón Castro, Malén Gual y Rubén Ventureira, A Coruña entra en el circuito de actividades que el Gobierno pone en marcha, de la mano de Acción Cultural Española, del Año Picasso, que rinde homenaje al pintor cuando se cumplen cincuenta años de su fallecimiento.

En la relación de obras elegidas para ser expuestas en la ciudad en la que el autor pasó cinco años de su vida –de los nueve a los quince– y donde hizo su primera exposición, destaca Maya a la poupée, un óleo pintado sobre lienzo, que Picasso creó en 1938 y que cederá el Museo Nacional de Picasso en París. En esta obra retrata a la hija que tuvo con Marie-Therese Walther con una muñeca en el regazo. Existe otro cuadro con el mismo nombre, pero en el que la niña porta, además, un caballo. Esa obra fue objeto de un robo en febrero de 2007, cuando unos ladrones irrumpieron en la casa de la nieta de Picasso en París para llevarse este cuadro y un lienzo con un retrato de Jacqueline. Finalmente, la policía consiguió recuperarlos unos meses después.

La muestra, que contará con una reproducción del Guernica firmada por él, incluirá óleos sobre lienzo, obras de lápiz sobre papel y se completará con otros documentos históricos, como periódicos, revistas, libros y algunos de los yesos que utilizaban como modelos en las clases en el siglo XIX. De la Fundación Almine y Bernard Ruiz Picasso para el Arte (FABA), que está en Bélgica, vendrán cinco obras, entre ellas, Homme au mouton sur socle, de 1961, que es una chapa cortada y pintada por Picasso.

Del Museo Nacional Picasso, de París, llegarán, además del óleo de su niña con la muñeca, una obra titulada A Coruña/La Coruna, de 1894, hecha con pluma, tinta marrón y lápiz de plomo sobre cartón pluma. Antibes cederá un óleo y grafito sobre papel, realizado en 1946 y que se titula Tete de faune gris. El museo Picasso que más material aportará a esta exposición será el de Barcelona, con trece obras, entre ellas, un dibujo en el que retrata a su padre; un óleo sobre lienzo titulado Marina. Playa del Orzán, realizada en 1985; caricaturas y Perfil de mujer gallega, un óleo sobre una tabla, de 1895.

El Museo Casa Natal Picasso, de Málaga, aportará litografías y dos libros ilustrados y el Museo Picasso de Málaga, dos óleos y una acuarela con lápiz sobre papel. Además de las piezas que cederán los museos, hay muchas otras aportaciones, como la de la Real Academia Galega, que atesora cuatro números de 1881 de El Domingo. Pasatiempo semanal ilustrado y también Abanca abrirá sus fondos para que se puedan ver en el Museo de Belas Artes, con la cesión de cinco cuadros realizados entre 1895 y 1963.

La Escola de Arte Superior de Deseño Pablo Picasso de A Coruña aportará tres yesos del siglo XIX, Sátiro danzante, Fauno con cabrito y Hypons, que pudieron servir de inspiración para los faunos y las criaturas que Picasso retrató después.

Llegarán obras también de colecciones privadas de Londres, Ginebra, de Barcelona –una tinta sobre tarjeta, titulada El artista, el crítico y la gorila–; también de Girona, de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, del que llegará un aguafuerte sobre plancha de cobre con un minotauro ciego. La Colección Abelló, de Madrid, cederá cuatro obras, una de ellas, un autorretrato de 1915, y el Museo Reina Sofía, de Madrid, cinco, entre ellas, un grafito sobre papel, de 1937, que es uno de los estudios que hizo para poder pintar la cabeza del caballo del Guernica.

La Fundación Camilo José Cela, de Padrón cederá, además de ceras y libros, una fotografía que comparten Pablo Picasso, con Paulo Picasso, que era el mayor de sus hijos, y el escritor, en 1961.